Xbox Game Pass está cada vez más cerca de ser el “Netflix de los videojuegos”

Videojuegos tan genéricos como las comedias románticas mexicanas.
César
Xbox Game Pass, el presente de la industria | Imagen: Xbox

Xbox tuvo un E3 bastante aburrido, con pocas sorpresas y un montón de videojuegos que empiezan a marcar el nuevo rumbo que ha tomado la compañía. Si bien desde hace algunos años hemos visto como Xbox Game Pass toma un papel crucial para los anuncios y lanzamientos de Xbox, lo que nos encontramos en E3 2021 ha sido la confirmación de dos cosas: 1) Game Pass es todo un éxito 2) Game Pass no es el futuro, es el ahora.

Puede parecer extraño, pero que el mundo le haya dado tan cordialmente la bienvenida a Game Pass nos ha dejado con el Xbox menos ambicioso de la historia. En años anteriores habíamos visto a Phil Spencer luchar contras las adversidades, apoyándose en títulos AAA exclusivos que podían causar recelo entre los que no tenían una Xbox en sus casas. Pocos títulos, pero efectivos y con una hechura llena de personalidad. Fueron esos juegos los que terminaron por colarse entre lo mejor de Xbox One; los Sunset Overdrive, Quantum Break y Ryse, que nos hicieron valorar una consola menospreciada (por justas razones).

Cantidad sobre calidad | Imagen Xbox

E3 2021 nos ha dejado del otro lado del espectro, con una absurda lista de juegos desarrollados bajo la supervisión o con el dinero de Xbox Game Studios, pero sin personalidad y con una alarmante cantidad de similitudes entre cada uno de ellos. Un viejo dicho dice que “calidad es mejor que cantidad”, verso que se ha olvidado por completo en la división de Microsoft. Sé que hay grandes excepciones como Starfield o Forza 5, pero del resto ninguno parece tener el mismo valor que Sunset Overdrive.

Phil Spencer mencionó que de los 30 videojuegos que vimos en la presentación, 27 llegarán día uno a Xbox Game Pass, y es ahí donde está el problema. No te vayas a confundir, Game Pass no es un problema, pero sí que lo es su sistema de negocio, mismo que sigue la tendencia que Netflix encabeza desde hace algunos años: mucho contenido… siempre. Puede que no te hayas dado cuenta, pero Netflix intenta que cada semana encuentres algo nuevo en su plataforma, lo consumas de inmediato y te prepares para el estreno del próximo viernes.

Netflix alimenta al monstruo de mil cabezas con series que se fabrican como (deliciosas) hamburguesas de McDonalds, lo que nos deja ante un producto: barato y repetitivo, pero que te mata el hambre. Y sí, así se sienten todos los shooters en mundos post apocalípticos, con cooperativo que podremos encontrar en Xbox Game Pass durante los próximos meses. Juegos que si tienen suerte van a vivir unos tres meses con una comunidad sana y que después serán sustituidos por el próximo juego que haga su debut en Series X/S. La personalidad se fue a la basura, pero el jugador sentirá que exprime cada centavo que paga mensualmente.

Sunset Overdrive, un juego de los creadores de Marvel’s Spider-Man y Ratchet & Clank | Imagen: Xbox

Repito, no estoy en contra de Game Pass. De hecho, en un mercado como el mexicano donde los precios de los videojuegos se ven afectados por cientos de factores y en donde está claro que hay cosas más importantes en las que gastar $1,700 pesos, Game Pass es un sueño hecho realidad. Lo que no significa que se deban bajar los estándares de calidad por meter cada semana un juego que pocos hubieran comprado a precio completo.

Game Pass ofrece posibilidades únicas en la industria, teniendo al jugador como el principal beneficiario. Sí los desarrolladores y publishers son los que están pagando el precio por hacer feliz al jugador final, bueno, debería haber un mejor acuerdo entre Xbox y todos sus socios. Pero eso jamás es problema del jugador, y mucho menos se le debe señalar a éste como el culpable de un acuerdo sin corazón. En 2021 la forma de consumir entretenimiento es totalmente distinta a lo que podíamos ver en los albores de la industria; Xbox se vio obligado a adaptar este sistema por la pésima dirección que le dieron al lanzamiento de Xbox One. Si existe Game Pass solo es por culpa de Xbox.

Comparar Game Pass con pilas de juegos piratas o exigir al consumidor que gaste $1,700 pesos por un videojuego solo demuestra que la burbuja del Internet está llegando demasiado lejos en algunos personajes. Si hay una queja ante este modelo de negocios tiene que ser en relación a la calidad de los videojuegos que se anunciaron durante el E3, títulos que son tan similares entre sí como las comedias románticas mexicanas que puedes encontrar en diferentes servicios de streaming. Ese sí es un problema.

Bethesda es entonces el rayo de esperanza para esta nueva versión de Xbox, pues se supone que se mantendrá como un estudio autónomo, y que incluso dará continuidad a sus proyectos previos, con Xbox y PC como su única salida. Aún así, el círculo completo del Showcase de Xbox empezó con la odisea espacial de Starfield y concluyó con un Left 4 Dead de vampiros bajo el nombre de RedFall. Ambos juegos bajo el sello de Bethesda y con la promesa de llegar día uno a Game Pass… pero los dos con intenciones claramente diferentes.

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers otakus más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
Publicidad