Reseña: Tales of Arise, el RPG que define el rumbo de la serie en su 25 aniversario

Francisco López
Tales of demuestra todo lo que está bien en un RPG | Foto: Bandai Namco

¡Y por fin tenemos la reseña del esperado Tales of Arise! Debo decir que como jugador siempre existirán los nervios de adentrarse en una saga desconocida para su servidor y sin embargo, tan añeja como lo es “Tales of” ahora que se encuentra celebrando su 25 aniversario. Luego de una experiencia rara con Sword Art Online: Alicysation Lycoris y jugar Final Fantasy VII: Remastered tenía una idea a lo que me atendría con las entregas tipo RPG… y así fue. Pero siendo muy francos la impresión de Tales of Arise es la que mejor me dejó ver porque hay tantos adeptos a esta clase de títulos.

Síp, Tales of Arise despertó mi emoción por los RPG al mismo tiempo que la curiosidad por conocer los orígenes de esta saga de videojuegos tan popular en Japón ¡y no es para menos! ya que a un par de días de haber sido lanzado ya es considerado entre sus fans como el mejor juego la serie, disponible ahora en consolas PlayStation, Xbox y Steam. ¿Quieres acompañarme a saber por qué?

Foto: Bandai Namco

El cuento de Tales of

Tales of está considerada como una de las tres sagas pioneras en los títulos RPG dentro de Japón (junto con franquicias como Dragon Quest y Final Fantasy). Tan grande es la importancia de la serie entre los nipones que Bandai todavía tiene un estudio enfocado exclusivamente al desarrollo de sus videojuegos (Namco “Tales” Studio) y con el paso del tiempo, su popularidad también captó el interés del público occidental, sobre todo con cuatro títulos en particular:

  • Tales of Sinphonia (2003) como el titulo que popularizó la serie fuera de Japón
  • Tales of Vesperia (2008) como el titulo que popularizó la serie en occidente
  • Tales of Zestiria (2015) como el primer “Tales of” de mundo abierto
  • Tales of Berseria (2016) como el entonces “último” juego de la franquicia, sin contar lanzamientos HD y ediciones especiales.

Uno de los encantos que tiene este tipo de franquicias es que cada uno de los juegos tiene una historia independiente. Esto fue muy reconfortante para mi ya que no hay que ser un erudito de la saga para gozar del juego, pues siempre habrá una nueva historia y personajes esperando en cada entrega de Tales of.

Foto: Bandai Namco

Si miramos a través de los cuatro juegos anteriores, nos daremos cuenta que Tales of Arise tiene el propósito de ser el pilar que defina “de una vez por todas” el formato artístico y jugable de la franquicia: una propuesta tan frenética como un hack n´ slash  sin descuidar los elementos estratégicos durante el combate, sumando renovados y preciosos estilos gráficos para los amantes de la animación japonesa (o los J-rol).

Tan solo hay que ver el opening creado por Ufotable… si, el Ufotable de Kimetsu no Yaiba fue el responsable de realizar la entrada y las secuencias de animación dentro de Tales of Arise. Tan solo hecha una miradita al bellísimo opening que crearon para esta entrega (y que debo admitir, a veces tengo remordimiento de skipear).

Busca la libertad

Es cierto que antes mencioné que cada juego cuenta un relato diferente, pero no quiere decir que el desarrollo de cada historia sea flojo; todo lo contrario, llama mucho la atención la complejidad con la que cada Tales of alberga temas políticos y socialmente distópicos sin dejar de lado la fantasía. Tales of Arise no se quedó fuera de esta narrativa al ofrecer una premisa ya recurrente en los juegos de rol, pero muy “romántica” para los jugadores con instinto aventurero.

Tres siglos atrás el mundo de Dahna y su gente fue sometida por los habitantes de su planeta vecino Rena dividiendo sus tierras en cinco reinos diferentes. Con su avanzada tecnología mágica y obsesión por poder/status, los renanos se ocupan en extraer los elementos naturales de Dahna al esclavizar a sus habitantes; pero esto último es una fachada para algo peor, pues también extraen la “energía astral” de los humanos dahnanos para elegir al próximo gobernante del planeta, en un retorcido juego bautizado como “El concurso de la Corona” una vez cada 10 años (¡Claro, el rico humillando al pobre!).

Foto: Bandai Namco

Ya en el presente, el común denominador en cada territorio es que tiene un gobierno tiránico a manos de los renanos, y la gente de Dahna se encuentra sometida de distintas formas, desde trabajos forzados que encarnan la esclavitud misma hasta gobiernos en donde no puedes confiar ni en tu propia familia.

En este ambiente tan hostil es donde se enlazan las historias de nuestros primeros protagonistas, el dahnano Alphen y la renana Shionne. Alphen (conocido primero como “máscara de hierro”) no recuerda nada de si mismo, tiene la peculiaridad de no sentir dolor y su sentido de justicia lo lleva a buscar la libertad de su pueblo; Shionne se encuentra huyendo de su propia raza, no puede ser tocada por otro ser vivo debido a una maldición y (baia baia) cuenta con la única arma capaz de rivalizar con la tecnología renana: “la espada de fuego” ya que en su misteriosa ambición, busca acabar con el dominio de Rena sobre Dahna.

Con intereses en común, nuestro objetivo queda más que claro: abrir las fronteras de Orbus Carahglia, blandir la espada de fuego y ayudar a derrocar a los cinco Señores Renanos para liberar la tierra de Dahna que ha sido esclavizada por 300 años (¿no es lo suficientemente “romántico” pelear por la liberación de un pueblo?). Así es como comienza su travesía mientras encuentra grupos que también desean acabar con el reinado de Rena sobre Dahna.

Foto: Bandai Namco

La historia trabaja mucho las relaciones interpersonales entre sus protagonistas, mientras que conforme avanzamos en la historia y realizamos determinadas acciones cada uno va siendo más abierto consigo mismo y con el resto del grupo de protagonistas, todos afectados por la influencia de Rena sobre Dahna en diferentes niveles y con la idea en común de que debe terminar cuanto antes.

Aunque el tema principal de la historia suena muy serio, la narrativa también lleva a nuestros personajes por momentos mucho más relajados y con escenas tan “cliché” que no dejan de ser divertidas. Tan solo hay que mirar la dinámica que manejan Alphen y Sionne: “el chico que no puede sentir dolor físico y por tanto es el único que tolera a la hermosa, fría y calculadora mujer renana”, además… ¡su relación es de lo más tsundere que puede encontrarse en un juego!

Así que la relación entre Alphen y Shionne no es la mejor en un principio, y parte de nuestro trabajo también nos lleva a mejorar su vinculo que al final influye en el desarrollo de la historia y su gameplay.

Foto: Bandai Namco

Entra en los cinco reinos de Dahna

Tales of Arise se recorre a pie (al menos hasta donde llegamos), y uno de los mayores problemas que presentaba la franquicia en anteriores entregas era que sus personajes eran demasiado lentos para recorrer el mundo que sus desarrolladores habían creado. Los platos rotos los pagaron sus fans al experimentar sesiones de exploración tediosas que destruían las intenciones de crear “juegos de mundo abierto”. Si analizamos con cuidado las anteriores entregas, Tales of seguía construyéndose hacia esta dirección.

En mi experiencia con los “mundos abiertos” puedo decir que es agradable pasear entre los escenarios que desarrolladores dedican años y años en crear, pero si no hay algún incentivo para comenzar esa exploración, termina siendo “contraproducente” para el progreso del juego. Parece ser que Tales of Arise no sufre con este problema ya que sin importar al personaje que utilices, puedes moverte entre los mapas del juego con mucha rapidez, y no porque todas sus zonas de exploración sean pequeñas… es que nuestros personajes realmente son de “pies ligeros”.

Aunque si urge la prisa, también hay puntos de acceso con tiempos de carga más rápidos de lo que esperaba, pero créeme… la tierra de Dahna está hecha para explorarse a pie a medida que somos recompensados por cruzar sus parajes.

Foto: Bandai Namco

En un principio sentirás que los caminos son solo ir del punto “a”  al punto “b”. Pero no desesperes, pues a medida que avanzas en la historia, nuevos caminos se van abriendo ante tus ojos; después de todo ese es tu primer objetivo como el libertador de los dahnanos: abrir las fronteras de Caraghlia hacia un mundo más amplio. Este mundo se traduce en tareas secundarias, buscar ingredientes, materiales, tesoros o hasta enemigos que te ayuden a elevar las estadísticas de tus personajes (todo un farmeo clásico de los RPG).

Esto último resulta muy útil cuando se trata de ir por enemigos de más peso o simplemente el hecho de tener un inventario lleno para luego descubrir los beneficios que pueden traer, en especial aquellos que influyen en las estadísticas de combate como lo son dormir y alimentarse para ganar alguna bonificación. Suena simple, tan simple que a veces se olvida cuanto influye en el desarrollo de los personajes.

Foto: Bandai Namco

RPG solido y adictivo

Las armas son inherentes en el estilo de combate de cada personaje, por lo que a Alphen siempre lo veremos blandir una espada, Shionne es la francotiradora capaz de realizar encantamientos, Rinwell se encarga de combinaciones de hechizos con mayor fuerza; así como tres personajes más que se unirán a nuestro bando de libertadores: peleadores a puño limpio, especialistas en defensas y “evadistas” capaces de potenciar la habilidad general del equipo (después de todo es un juego de “rol” ¿verdad?).

Como en todo RPG tenemos una buena cantidad de elementos con los que puedes modificar a tu peleador: armas, atuendos, artefactos que conceden mejoras en el ataque, defensa o protección ante efectos particulares y los clásicos arboles de habilidad para cada tipo de personaje. Aunque a veces abrumadores, siempre se agradece sentir que no faltan todos estos apartados al momento de “personalizar” a tu guerrero.

Foto: Bandai Namco

Cada uno de nuestros héroes tiene una gran variedad de movimientos únicos que el personaje puede ejecutar y que extienden su invitación a probar cuales “sets” son los más efectivos para tu estilo de lucha. Aquí me dio un poquito de envidia que la IA aliada pueda ejecutar todas las artes astrales (movimientos especiales asignados a los botones) mientras que nuestro personaje seleccionado solo puede usar “sets” de hasta seis artes (tres movimientos terrestres y tres aéreos).

Sin embargo, se aceptan como parte de la estrategia que debes planear contra cada tipo de oponente, sobre todo con los del tipo elemental (además de que también pueden intercambiar cada habilidad desde el menú del juego o durante el transcurso de la pelea). Debo decir que aún con todas las indicaciones que aparecen en pantalla, no estaría demás haber hablado de la “configuración” y “lista” de artes en una sección aparte.

Foto: Bandai Namco

Todos estos apartados se suman en el aspecto más importante de los combates: la sincronización para encadenar combos tanto en solitario y como con otros compañeros. Por lo tanto, que tendremos que usar ingeniosamente las mejores combinaciones de ataques en vez de simplemente asestar golpes, patadas, disparos y encantamientos al azar. De esta forma también se activarán secuencias especiales que sacan toda la fuerza de nuestros héroes en deslumbrantes ataques por parejas.

Algo importante de que hablar es la existencia de la barra PC (Puntos de Cura)., pues a pesar de llevar este nombre, funciona más como un medidor que todos los personajes utilizan para ejecutar movimientos específicos en los combates o en el mapa. De no tener cuidado terminaremos vaciando esta barra en un santiamén, por lo que administrar tanto tus ataques como los de la IA aliada es fundamental para sobrevivir en la intemperie dahnana.

Foto: Bandai Namco

Renovación visual, el plato fuerte de Tales of

La armoniosa mezcla audiovisual de Tales of Arise está compuesta por tres estilos artísticos que ofrece: secuencias de anime, animaciones con viñetas tipo manga para los “skits”, y en el aspecto del gameplay con un apartado gráfico visualmente deslumbrante, cortesía del motor gráfico Unreal Engine 4 sustituyendo el cell shading por escenarios tridimensionales con tintes más realistas, pero sin despegarse de sus raíces en el anime.

Dahna es rico en colores y texturas que se despliegan a medida que cruzamos escenarios muy variados tanto en tamaño como en apariencia. Los primeros dos reinos del juego ya van demostrando la variedad de ecosistemas que Dahna ofrecerá en toda nuestra travesía. Debo decir que mi experiencia con una PS4 Pro estuvo a salvo de las asperezas gráficas que mencionan otros fans (salvo en el apartado sonoro con pequeños cortes en la música que posteriormente desaparecieron).

Foto: Bandai Namco

Esta estabilidad gráfica se mantuvo tanto en la exploración como en sus combates que ofrecen momentos muy dinámicos. Siempre pensé que tener demasiados efectos podía ser perjudicial para mantener los ojos en los oponentes, pero me alegra que Tales of Arise cambiará esta idea en mi cabeza, pues cada uno de los ataques ofrecen efectos visuales y secuencias muy gozadoras que no perjudican el campo visual; eso es vital para mantener firme los “combos” que amasamos con mucha práctica… y obviamente se agradece.

Por último en la banda sonora tenemos el hermoso trabajo de Motoi Sakuraba (Quien quizá reconozcas por su trabajo en la trilogía de Darksouls). Aquí nos quedamos cortitos, pues si en el intro del juego ya mostraron una musicalización con instrumentos modernos, esta ambientación también debió reproducirse dentro del gameplay.

Sin embargo, la musicalización de Arise está compuesta en su mayoría por instrumentos orquestales que dejan canciones épicas y solemnes en un principio, pero que decrecen luego de escucharlas una y otra vez. La música no es para nada mala, pero entre tanta variedad que ofrecen otros apartados este se quedó un poco corto.

Foto: Bandai Namco

Lleva a Dahna a la libertad

Fácilmente Tales of Arise se encuentra entre los contendientes para el mejor RPG del año, pero también hay que saber hasta que punto es un juego notable. Si llegaste hasta aquí, está en claro que Tales of Arise no es un “innovador” dentro de los RPG´s ya que posee mecánicas y aspectos que comparten muchos títulos del mismo genero, pero esto no deja de lado que tiene muchas características por las cuales definirse como un “revolucionario” dentro de su saga.

Creo que la intención de Arise nunca fue buscar el “hilo negro” dentro de su género, sino más bien entretejer un nuevo manto para su apartado gráfico y con el que ahora llama la atención tanto de veteranos como nuevos adeptos (igual que el gusto de los Renanos por destacar de entre la multitud).

Se nota en demasía el esfuerzo por mejorar la calidad del juego en todo sentido con ello logró un título realmente cautivador, al grado en que ahora, Tales of Arise impuso “nuevos estándares” que sus fans esperan ver materializados en las próximas entregas de la franquicia. Por ahora les digo que “Arise” debe sentirse orgulloso de cargar con los 25 años de su saga, y sin duda este redactor encontró un juego que fácilmente intentará completar al 100%.

***

Todo lo que quieres saber sobre la historia del anime, sus personajes, géneros y artistas lo encuentras con tu Senpai de confianza. Síguenos en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
ANUNCIO