Reseña – Taiko no Tatsujin: The Drum Master, ritmo y diversión para los fans de la música japonesa

Taiko no Tatsujin: The Drum Master tiene el objetivo de acercar a una nueva audiencia a una franquicia llena de ritmo y música japonesa.
Ayax Bellido
Diversión al ritmo de los tambores japoneses | Imagen: Bandai Namco

Soy parte de una generación en la que los videojuegos musicales tuvieron un lugar predominante. Soy uno de esos tantos que creció al compas de entregas como Dance Dance Revolution, la saga Guitar Hero o un poco más tarde con la franquicia de Rock Band. Siento un cariño y una nostalgia muy particular por un género que suele presentar juegos que son capaces de unir a los amigos y a la familia a través de experiencias accesibles llenas de ritmo, y esa justo ha sido la apuesta de Bandai Namco con Taiko no Tatsujin: The Drum Master.

Tal y como su nombre ya lo indica, Taiko no Tatsujin: The Drum Master es un juego muy, muy japonés. Su banda sonora es casi en su totalidad canciones japonesas, las cuales debemos ejecutar al ritmo de un tradicional tambor nipón llamado taiko, con minijuegos y un diseño de personaje que evoca a las referencias culturales del país del sol naciente.

Y sí, ciertamente hay diversión aquí, y hay un montón de tambores para arrancar, pero sin duda, también se trata de un juego dirigido a una audiencia muy específica, por lo que te invitamos a que te quedes a leer nuestra reseña.

Pequeño tamborilero japonés

Jugar Taiko no Tatsujin es simple: determinados botones del mando sirven para ejecutar un un Don (tambor rojo) y otros funcionan para un Ka (tambor azul). También deberás apretar un par de botones al mismo tiempo para los íconos grandes, y hay algunas secciones que requieren un movimiento rápido de dedos para realizar redobles, que son una especie de combos que nos permite acumular más puntos improvisando con el ritmo de las canciones.

Recordemos que la saga de Taiko no Tatsujin está estrenándose en Xbox, por lo que a diferencia de la versión de Nintendo Switch donde los Joy-Con tienen sensores de movimiento, aquí todo deberás ejecutarlo con el mando, y sin duda, en los niveles de dificultad más alto te será imposible seguir el ritmo de los tambores, por lo que tendrás que limitarte a cierto número de canciones y a los niveles intermedios de desafío para que el reto no te sobrepase. En otras versiones, está la opción de adquirir un periférico, que es un pequeño tambor Taiko con baquetas integradas que hace que la experiencia mejore exponencialmente, pero lamentablemente este aún no está disponible para Xbox.

Imagen: Bandai Namco

Por ello, es importante comenzar con con las dificultades más fáciles para aprender los conceptos básicos, moviendo los dedos como un bufón con la variedad de canciones disponibles. Sin embargo, la curva de aprendizaje de a poco te llevará en busca de nuevos retos en las dificultades superiores, donde las pistas son más rápidas y duras al momento de ejecutar, pues la pantalla se llena de combinaciones de notas locas que te harán cuestionarte si tus manos y dedos son capaces de moverse tan rápido.

Como suele ocurrir en este tipo de juegos, con suficiente tiempo y práctica llegarás a los niveles altos con facilidad y completarás más canciones con un mayor número de estrellas. Se trata en términos generales de una jugabilidad arcade bastante simple que nos puede entretener por un par de horas, sobre todo si eres fan de la música japonesa (ya hablaremos del repertorio), y que mantiene la esencia que esta franquicia ha manejado desde que se estrenó en el ya lejano 2001.

En ese sentido, también vale decir que las gráficas, indicadores, menús y sistemas de juegos son los mismos que la saga ha manejado desde el 2001, gracias a que se trata de un juego hecho totalmente en 2D y que puede funcionar en cualquier dispositivo.

Imagen: Bandai Namco

También puedes tener enfrentamientos en línea, donde probarás tus habilidades ante otros jugadores, aunado a los minijuegos que pareciera ofrecen cierta variedad, pero al final te darás cuentas que todo se mantiene bajo la misma dinámica, por lo que resulta ineludible que se presenta una sensación de monotonía tras una sesión que supere las dos horas de juego. Esto no es precisamente un elemento negativo, pues la simpleza de su juego es uno de los aspectos que distinguen a la saga Taiko no Tatsujin desde su estreno, y uno de los motivos por los cuales estos juegos musicales son accesibles para todo tipo de publico.

Lo mejor de la música nipona

En materia de contenido Taiko no Tatsujin: The Drum Master es la versión más directa de todas a la hora de jugar, siendo de cierta manera la más parecida al arcade. Al iniciar el juego, te lleva directamente a la selección de canciones, sin pasar por un menú, el cual está oculto al principio, pero puede sacarse presionando el botón derecho de tu pad. A diferencia de las otras versiones donde podías escoger diferentes modos antes de iniciar, aquí partes con las canciones como el eje angular de todo el videojuego.

Imagen: Bandai Namco

Ahora, si eres un fanáticos de la música japonesa la banda sonora será un auténtico agasajo para ti, con más de 70 canciones centradas en temas de anime, videojuegos y el J-Pop en general.

Hay 16 canciones de anime, incluyendo rolas icónicas del género como Chala-Head-Chala de Dragon Ball Z o We Are de One Piece, además de otros openings de series populares como Naruto, Evangelion, Attack on Titan y Re: Zero. También hay 19 temas que provienen de la industria de los videojuegos, incluyendo dos canciones de Undertale y el tema de Ryu de Street Fighter 5, por mencionar solo algunos.

Este foco en estos dos géneros, que se llevan más de la mitad del setlist, va en demerito de otros. Por ejemplo, la categoría  de J-Pop cuenta con solo 5 canciones, aunado a dos temas de Toho y los 6 de Vocaloid que son de los más clásicos, con canciones como World is Mine, Tell Your World y MIKUMIKU Ni Shiteageru. Por la tanto, sin duda se trata de una banda sonora completamente enfocada a los fanáticos del anime y la música japonesa, complementados con algunos otros temas que tienen el firme objetivo de conquistar al público de Xbox con productos más que reconocidos conocidos en occidente.

Imagen: Bandai Namco

Por otro lado, Taiko no Tatsujin: The Drum Master  es compatible con hasta dos jugadores en multijugador, y además posee un modo de batallas rankeadas, en donde te ponen a competir en contra de otro usuario. El mayor puntaje, va subiendo de categorías, en un sistema de progreso totalmente enfocado en la habilidad, ya que no cuenta con batallas en los que se utilicen ítems, tal y como suele ser recurrente en otros videojuegos del género musical.

Dentro del juego también hay espacio para la personalización de los carismáticos y lindos personajes que protagonizan el título. Es así que a tu Taiko puedes ataviarlo con trajes y colores que podrás ir desbloqueando al sacar monedas, las que obtendrás jugando canciones, obteniendo medallas y otros logros.

Imagen: Bandai Namco

En términos generales, The Drum Master es un juego que cumple con su cometido, que es llevar Taiko no Tatsujin a una nueva audiencia. La apuesta de haberlo lanzado por GamePass es aun más acertada y la plataforma seguirá creciendo cuando se habiliten las primeras canciones por DLC que aún no existen. Lo único que le faltó a este debut para estar completo es el anuncio del periférico de tambor que, hasta ahora, no existe y que es lo único que pone a esta versión tan solo un peldaño más abajo que las de las otras consolas disponibles, pues sin duda se trata de un elemento que mejora exponencialmente la experiencia dentro del título.

Por lo demás, se trata de un juego ideal para compartir con la familia y los amigos de una forma bastante amena, sobre todo si ers un fanático empedernido de la música japonesa o de las series de anime. Incluso los jugadores más casuales pasarán un buen rato intentando seguir el ritmo de los tambores y presionando botones de manera desenfrenada, en una entrega que también resulta ideal para todos aquellos que deseen compartir de un agradable y entretenido juego con los más pequeños del hogar.

¿Ya jugaste Taiko no Tatsujin: The Drum Master?

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers otakus más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
ANUNCIO