Reseña – SNK vs. Capcom: The Match of the Millennium, el capítulo perdido del crossover más grande de los juegos de pelea

Y tú, ¿de qué lado estás?
César
Así comenzó todo | Imagen: SNK

Desde los albores de la consola virtual en Wii, las consolas de Nintendo se han convertido en el paraíso de los nostálgicos, amantes de las consolas retro y entusiastas del pixel art. Para Nintendo Switch esta tradición se mantiene con vida, apostando por mejoras más puntuales en los juegos y reviviendo sistemas que parecían haberse quedado en el olvido. Y para muestra la Neo Geo Pocket Color Selection de SNK que se ha enfocado en los clásicos de pelea de la extinta portátil.

En esta ocasión es justamente un juego de pelea el que se roba la atención de los poseedores de Nintendo Switch, pues SNK vs. Capcom: The Match of the Millennium reapareció para hacernos creer una vez más en la posibilidad de un nuevo crossover entre los dos gigantes del fighting. Y mientras esperamos que nuestros sueños se hagan realidad, podemos disfrutar de un título completo y complejo, que nunca se ha visto mejor que en la híbrida de Nintendo.

The Match of the Millennium fue el primer crossover entre SNK y Capcom, los responsables de The King of Fighters y Street Fighter, respectivamente. ¿Por qué comenzar uno de los cruces más ambiciosos de la historia en una portátil? Quizá para impulsar dicha consola. Sin embargo, antes de criticar y decir que “mejor hubieran lanzado el juego de arcade”, sería bueno que le dieras una oportunidad a este “pequeño” experimento.

El rey de los peleadores

De entrada, SNK vs. Capcom: The Match of the Millennium es uno de los juegos portátiles en 8 bits más completos de la historia. Hasta 26 personajes seleccionables, la posibilidad de jugar en equipos de 2 y 3 peleadores, peleas uno a uno, y una historia emocionante, digna del crossover. Todo lo anterior en conjunto con un sistema de juego que se vale de dos botones únicamente, y aún así logra ser una obra maestra digna del EVO.

Imagen: SNK

Al tratarse del primer gran crossover entre ambas marcas, el juego ofrece una muy detallada experiencia para los fanáticos de los juegos de pelea. Desde la posibilidad de jugar solo como Street Fighter, en parejas como los encuentros entre Marvel y Capcom y hasta en equipos de tres como en The King of Fighters. E incluso mini juegos con una idea similar a los Juegos Olímpicos, pero con alusión a series como Ghost ‘n’ Goblins o Samurai Shodown.

Y lo anterior es solo un pequeño resumen de lo que incluye el juego, pues los menús, las animaciones y las interrupciones de cada pelea apelan directamente a situaciones relacionadas a la historia de ambos juegos. Por ejemplo, los jefes finales son Orochi Iori para los personajes de Capcom y Evil Ryu para los de SNK. Con una idea más meta, en el modo arcade los personajes deberán enfrentar a su rival de la otra serie, como el clásico Ryu vs Kyo o Mei vs. Chun-Li. Al mismo tiempo que los villanos Geese Howard y M. Bison son las mentes maestras detrás de la historia que cruza ambos universos.

Tal homenaje a ambas series vale la pena, sobre todo cuando la idea de este crossover fue hace más de 20 años y no parece que pueda ocurrir algo similar en el futuro. Por otro lado, en aquellos días la novedad le permitió a ambas empresas esforzarse en diseños, adaptaciones y guiños dentro de escenarios, modos de juego y el modo arcade. Situación que no se repitió con tanto esmero en los posteriores cruces de ambas compañías. Además, el argumento de este juego sienta las bases de toda la saga SNK vs. Capcom, así que tiene un valor dentro del canon inigualable.

Imagen: SNK

Ya entrados en el juego lo que encontramos es un título de peleas que puede resultar simple en apariencia, pues solo hay dos botones, los personajes son “chibis” y no parece haber grandes espacios para combos o ataques similares a los del arcade. Sin embargo, una vez que comienzas a jugar te preguntas cómo le hace la máquina para esquivar un ataque en el aire, atraparte y tirarte de cabeza cuando tú solo tienes dos botones y un joystick. La dificultad de esta entrega es considerablemente más elevada que en King of Fighters R2.

Tomar el control, realizar combos y entender el sistema de juego no es complicado, de hecho, es bastante accesible y de algún modo responde a las ideas básicas de los títulos de SNK y Capcom. Lo difícil es la programación de los enemigos, sobre todo en las peleas finales del modo arcade. Requieres de buena práctica y una estrategia bien planeada para poner en su lugar a los villanos. Y una vez que sientes que llegaste al final, puede que haya otro enemigo esperándote tras la pantalla en negro.

Imagen: SNK

El modo arcade mantiene una dinámica interesante, al enfrentarte a tu rival, a los clones de algunos personajes, a los jefes de ambas series y al villano más fuerte del otro equipo. Dicho apartado se completa con la posibilidad de elegir entre tres diferentes modos que intentan combinar o dejar los ataques especiales con una mecánica más similar a la de Street Fighter o la de The King of Fighters. También puedes pasar el arcade en equipo, pareja o individual, por lo que se puede hacer tan largo como quieras. Y como ocho personajes están bloqueados hasta superar el arcade, tienes mucho que hacer para desquitar la compra.

Pelea callejera

Otro aspecto a destacar son los mini juegos disponibles, la mayoría no cambia mucho respecto a la idea principal de un juego de peleas, por lo que muchos serán pequeños combates con una regla en específico como dar el primer golpe o vencer a tantos enemigos como puedas en el menor tiempo posible. Sin embargo, hay cuatro juegos muy curiosos que se juegan en la pequeña pantalla de la consola haciendo alusión a series clásicas de ambas compañías.

En este apartado tenemos Target 9 que es un shooter con personajes y el estilo de Metal Slug o Blade Arts en donde el feeling de Samurai Shodown se hace presente en un concurso de corte con… pues con espadas. Eso del lado de SNK, y en Capcom tenemos: Ghost Trick que es una versión mini de Ghosts ‘n Goblins y Cat Walk donde las peleadoras de Capcom entran en una especie de Dance Dance Revolution o algo así. Como curiosidad, este apartado del juego es presentado por Rimururu (si eliges el lado de SNK) y Karin (si te vas por Capcom), ambas chicas con un gran espíritu competitivo y que incluso se molestan si abandonas la competencia.

Imagen: SNK

Disfrutar de los minijuegos puede ser un poco adictivo, sobre todo si te concentras en ganar las medallas de oro o si quieres desbloquear las Master Kill de cada personaje, para lo que tendrás que jugar bastante, pero con un buen equilibrio entre tiempo y recompensas. La primera vez que juegues puede que te quedes un buen rato y después solo entres por ratitos a un combate, así que date tu tiempo para cada cosa que quieras desbloquear.

Pasando rápidamente por los apartados técnicos, The Match of the Millennium es un juego que se ve muy bonito en una Nintendo Switch. Sobre todo cuando hacemos zoom en la pantalla y jugamos con el marco de la Neo Geo Pocket. Los colores, animaciones, sprites y todos los detalles del juego se aprecian a la perfección, situación que es prácticamente la clave de esta colección. Lo mismo pasa con la música, la cual se mantiene como un encantador fondo mientras paseas por los menús, te avientas unas partidas o dejas de fondo mientras redactas una reseña. Y a pesar de que no hay mucho más allá del juego original, el trabajo es excepcional.

Imagen: SNK

Antes de terminar con la reseña, cabe destacar que este juego mantiene las mismas características de la colección Neo Geo Pocket para Switch, por lo que podrás retroceder algunos cuadros la acción para regresar al combate e intentar salir con la victoria. De igual manera, se mantienen los skins de la Neo Geo Pocket para ver el juego como si tuviéramos una consola dentro del Switch. También podemos acceder al bello manual del juego, con ilustraciones de todos los personajes, los movimientos y mucha nostalgia. Por último, se mantiene la posibilidad de jugar contra un amigo en la misma consola, poniendo la consola como si fuera un pantalla horizontal y con un jugador de cada lado, sigue siendo un poco complicado, pero es una interesante forma de pasar a la “reta”… y sin monedas.

¿El combate del milenio?

Sin estirar la liga más allá de la nostalgia, SNK vs. Capcom: The Match of the Millennium me hizo sentir más dentro de un documento histórico interactivo que dentro de un juego. Y es que si bien es divertido, con un nivel de dificultad importante y apartados técnicos muy bien trabajados, fue el encontrarme con el proyecto, su historia, combinaciones y legado lo que me terminó por atar a la obra. El crossover entre SNK y Capcom fue uno de los más esperados y emocionantes de finales de los noventa y principios de los dos mil, pero su primera parte estaba perdida (al menos para mi) y fue bastante interesante encontrarme con el juego.

Imagen: SNK

Por otro lado, el trabajo detrás de estas remasterizaciones es uno de los mejores que hay hoy por hoy en la industria. Tanto en televisión como en la versión portátil o en un Switch Lite, el juego se ve increíble, lo que deja en claro el trabajo detrás de este revival, así como una agradable combinación de calidad – precio. Esperamos que en el futuro la colección apueste por un modo en línea o por lo menos consola a consola, pero también es un poco lógico entender que la opción podría no ser tan atractiva para los desarrolladores. Para terminar, SNK vs. Capcom: The Match of the Millennium es un juego ideal para recordar los viejos tiempos o vivir esta aventura por primera vez.

***

¿Puedes hacer combos imposibles o derrotar a tu rival sin una gota de sudor? Envíanos tus mejores jugadas y podrás formar parte de Matchmaking en nuestro canal de Youtube.

ANUNCIO
ANUNCIO