Reseña: Samurai Shodown, honra la katana en Xbox Series X/S, Xbox One, PlayStation 4, Nintendo Switch y PC

Una entrega que defiende el legado de los samuráis en los juegos de pelea.
Ayax Bellido
Orgullo de samurái | Imagen: SNK

Quizá Samurai Shodown no es una serie de juegos de lucha tan popular como lo pueden ser algunas otras de la talla de Street Fighter, Mortal Kombat o The King of Fighter, sin embargo, la franquicia desarrollada por SNK tiene un legado que defender, donde lo esencial son los apasionantes, pero sobre todo cerebrales duelos entre samuráis.

En ese sentido, la versión de 2019 disponible para Nintendo Switch, PC, Xbox One, PlayStation 4 y más recientemente para la novena generación de consolas con Xbox Series X/S, intenta defender como un orgulloso guerrero que porta la katana el legado de esta marca de míticos duelos en 2D con casi 3 décadas de recorrido se mantenga vigente, y de paso, atraer a nuevos fanáticos hacia una comunidad que se ha sabido mantener leal a lo largo de los años.

El respeto del samurái a su katana

Debo admitir, que pese a no ser un ferviente fanático de los juegos de pelea, Samurai Shodown logró cautivarme desde la primer batalla que tuve por un par de elementos: el primero, el estilo samurái y la evocación al Japón feudal en el diseño de sus personajes y construcción de los escenarios, y en segundo, una jugabilidad accesible que se aleja de las combinaciones de botones complejas y que prefiera optar por un sistema de batallas más cerebral, lejos del frenesí característico al que estamos acostumbrado en las entregas de este tipo.

En las peleas no tendrás que enfocarte en hacer combos, saltos espectaculares, cadenas de golpes o técnicas de alto nivel. La entrega de SNK deja todo esto de lado para enfocar su jugabilidad a mecánicas como el posicionamiento del luchador, la lectura de los ataques del oponente, y el oportunismo para castigar cada uno de estos fallos.

Imagen: SNK

Y sí, existen formas de realizar algunos combos y ejecutar habilidades especiales de alto nivel. De hecho, hay una especie de barra de rabia que se va llenando conforme recibes y propicias daño, y la cual te permitirá ejecutar algunas combinaciones poderosas. No obstante, el sistema de batalla de Samurai Shodown no le da tanto peso a estos movimientos como sí lo hace al sistema de defensa y contra ataque, por lo que las ventajas competitivas las encontrarás en éstas últimas.

Este nivel de simplicidad en principio puede dar la sensación de que el ritmo del juego es muy lento, pero en realidad tiene su atractivo, pues Samurai Shodown encuentra como virtud el equilibrio entre ser accesible y una mecánica más profunda que complace a los novatos que se toman el tiempo para aprender, y a los veteranos que ya conocen las combinaciones de ataques.

Imagen: SNK

Cada uno de los personajes disponibles entre el elenco de 16 luchadores posee una lista de movimientos que puedes revisar desde el menú de pausa como todo juego típico del género, pero en esencia todo se reduce a un golpe pesado, uno ligero y dos de medio alcance. Por supuesto que existen otros matices importantes dentro de los enfrentamientos, los cuales otorgan dinamismo y algunas ventajas competitivas para el jugador que las ejecuta de forma oportuna. Entre estas se incluyen desviar un ataque en el momento más oportuno, esquivar una embestida, desencadenar explosiones de ira o jugarte la vida con un Darli Dagger que te permita sacar una victoria totalmente inesperada.

Dentro de las batallas de Samurai Shodown encontraremos una lógica fácilmente comprensible detrás de los cuatro botones que utilizamos para atacar: los ligeros y las patadas son las más rápidas de ejecutar y son ideales para interrumpir técnicas del enemigo, los golpes medios tienen un mayor alcance y los fuertes son lentos pero poderosos en extremo, causando daños masivos si son ejecutados de forma apropiada, pero que también conllevan un riesgo significativo: sí te bloquean un ataque pesado generalmente quedarás desprotegido y propenso a recibir un enorme castigo.

Imagen: SNK

Esta es una de las cosas que lo hace un juego de peleas divertido: obtienes ventaja por las buenas lecturas de juego que le das al adversario, a quien puedes castigar por cometer errores. Y si bien esto es algo que encontramos en la mayoría de los títulos de pelea, aquí ha sido llevado al siguiente nivel, convirtiéndose en la mecánica estrella del juego.

Espada de doble filo

Cada a uno de los 16 personajes que conforman el elenco de Samurai Shodown fue diseñado con su propia personalidad, y encontraremos una buen e interesante variedad en cada uno de ellos: desde el típico héroe que lucha por la justicia y su destino, el vigilante desde las sombras, el maestro consagrado, la protectora de la naturaleza, el navegante osado, un guerrero de origen maya o el samurái vanidoso. Hay para todos los gustos y cada uno de ellos posee elementos distintivos que refuerzan dicha personalidad, tanto en aspecto como en forma de desarrollarse, actuar y pelear dentro del juego. Y claro, cada uno de ellos tiene un escenario relacionado a la región del mundo que habitan.

Imagen: SNK

Puedes conocer más detalles sobre cada uno de estos personajes a través del modo historia, en un apartado que siendo honesto se ha ha quedado un poco corto y obsoleto, sobre todo cuando lo comparamos con lo han implementado otras franquicias como Mortal Kombat en ese aspecto. El desarrollo de los personajes constará de una introducción, una conversación antes de iniciar una batalla, una frase que devela tus ideales cuando obtienes la victoria y un desenlace bastante sencillo al vencer al Jefe Final. La historia por sí sola tampoco es emotiva, así que no esperes quedar enganchado por ese lado al juego.

El resto de modos de juego de Samurai Shodown son bastante estándar en relación a lo que se suele encontrar dentro del género: hay un tutorial, un dojo para que puedas practicar libremente, un modo contrarreloj y otro de supervivencia, y por supuesto, una modalidad en línea de versus, donde encontrarás tanto partidas casuales como clasificatorias. Estas últimas y desde mi experiencia en una Xbox One se han sentido fluidas, con conexiones estables que no provocan lag ni interrumpen la partida, y con un matchmaking eficiente, que habla del interés de cierto tipo de jugadores en el título.

Por último, vale decir que las pantallas de carga duran entre 30 y 45 segundos en Samurai Shodown, lo que me parece demasiado para un juego de peleas en 2D. Probablemente este es un desperfecto que ha quedado arreglado con la versión de Xbox Series X/S, sobre todo considerando las ingeniería de las consolas de novena generación, sin embargo, es de extrañar lo largo que se pueden hacer los tiempos de espera entre una partida y otra.

Imagen: SNK

Podemos decir que Samurai Shodown es un juego de peleas que sacrifica la espectacularidad y emoción vertiginosa, y a cambio apuesta por batallas en que la precisión y la paciencia serán la clave. En este sentido, puede que muchos jugadores no estén acostumbrados a este ritmo tan pausado dentro del género, pero la experiencia termina por ser equilibrada y entretenida para todos aquellos que optan por la sensación de enfrentamientos más reales y tácticos.

Por otro lado, si bien SNK se las arregló para modernizar con éxito la clásica serie de lucha y recuperar la tensión de sus duelos, hay otros aspectos que lamentablemente no se han corregido y se sienten bastante arcaicos, como es el caso de su modo historia o los tiempos de carga prolongados. Sin embargo, su combate fácil de entender y un nutrido e interesante elenco de personajes son suficientes para que le des una oportunidad, sobre todo si eres un jugador asiduo al género de peleas.

¿Ya jugaste Samurai Shodown?

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
Publicidad