Reseña: Returnal, la nueva generación en PlayStation 5 ha comenzando… una y otra y otra vez

Vive. Muere. Repite.
César
¿Listo para volver a comenzar? | Imagen: SIE

Llevamos varios meses con un PlayStation 5 en nuestros hogares, esperando a que la bestia despierte y deje de compartir sus nuevas historias con la anterior generación… ¿un poco egoísta? Quizá, pero hay que dejar atrás el pasado para poder disfrutar de las nuevas oportunidades. Y eso es justamente lo que hace Returnal, la nueva IP exclusiva de PS5 que aparece con un poderoso hype a sus espaldas y con una fórmula arriesgada entre los juegos que le conoces a PlayStation.

Con tintes que suelen llegar de estudios independientes, una historia de ciencia ficción bien elaborada  y un diseño de producción digno de esos 15,000 pesos que cuesta la PS5, Returnal comienza a marcar la pauta de una generación que cuando menos debe igualar el éxito del PS4. Returnal es entonces el comienzo de un cliché que seguramente sacará varias sonrisas a los jugadores: “el mejor juego de PS5 hasta el momento”. Y tan solo por eso vale la pena ponerle las manos encima, pero hay mucho más que conocer sobre el juego y te lo contamos a continuación.

Bitácora, día 1

En Returnal tomamos el papel de Selene, una piloto espacial que ha quedado varada en el planeta Átropos. Nuestra protagonista tendrá que explorar este planeta con el fin de encontrar una forma de escapar de una muerte segura… o al menos eso piensa. Resulta que entre más avancemos por la superficie del planeta descubriremos que ya habíamos estado ahí, pues podemos encontrar tanto algunos cuerpos muertos provenientes otras vidas y grabaciones hechas por nosotros, esparcidos por toda la superficie del planeta. Como era de esperarse, Selene no tiene idea del por qué está pasando esto.

La narrativa de Returnal se combina con la idea de un roguelike, que a grandes rasgos podemos describir como un videojuego dentro de un loop infinito, por lo que cada vez que morimos tenemos que volver a empezar. Dicha idea cobró mucha fuerza el año pasado con la salida de Hades y su nominación a Juego del Año. Y para que quede más claro podemos visualizar esta idea con un símil cinematográfico como Edge of Tomorrow, con Tom Cruise y Emily Blunt.

Tanto el género del juego como la narrativa se combinan para presentar esta historia de ciencia ficción con tintes de juego de horror en el espacio. Una combinación ganadora y que logra sumergirnos por completo en la historia. La actuación detrás de Selene (en español interpretada por la actriz de doblaje Ximena Viver) da fuerza a todo el argumento y constantemente nos invita a seguir explorando cada rincón del mapa, sin importar la cantidad de veces que ya hayamos pasado por ahí. De hecho, hasta se siente refrescante tener una historia menos lineal y convencional de lo que vimos hace tan solo un año.

Si bien tanto The Last of Us Part II como Ghost of Tsushima fueron grandes juegos, ambos compartían una idea muy similar; una narrativa que nos llevó de la mano por increíbles escenarios, momentos inolvidables y un desarrollo de los protagonistas brillante. Pero en esencia, ambos juegos responden a una historia similar, con una lectura sencilla y una efectividad comprobada por miles de jugadores alrededor del mundo. No hay muchas sorpresas, salvo las que ya están calculadas en la historia.

Returnal apuesta por un tono similar: desolación, incertidumbre, muchos disparos y puntos climáticos muy bien logrados. Pero el roguelike disfraza los eventos de forma en que el jugador pueda descubrir esas emociones con un poco más de esfuerzo y apreciando ese sudor en las manos como hace un buen rato no pasaba. Y esto probablemente se aplica más cuando el jugador tiene un perfil más compatible con los estrenos AAA de la industria que con el lado independiente. Sin embargo, cualquiera puede disfrutar de lo que ofrece Returnal.

Dependerá del jugador la recepción que tenga sobre ciertos elementos, puede que los acertijos se sientan más emocionantes que la historia o que la narrativa sea lo único que te motive a superar cuantas veces sea necesario un escenario. Pero en términos generales ambas ideas tienen un buen equilibrio, lo que termina por entregar un paquete completo a los jugadores. Al terminar vas a querer más de este mundo y puede que solo un maratón de Alien o un poco de Metroid (ups) puedan calmar tus emociones.

Imagen: SIE

Por otro lado, la historia puede tardar un poco en arrancar, según tu ritmo de juego y habilidad con el control, lo que puede llegar a desesperar a más de un entusiasta. Recomendamos que le des un poco de tiempo a Selene para poder adentrarte en su mundo, miedos y descubrimientos. Recuerda que la narrativa va completamente ligada a la idea de morir y revivir en un loop sin fin, por lo que si en algún momento sientes que no ha pasado nada… bueno, es probable que tengas que dejarte caer por un acantilado y ver un pequeño vistazo a los flashbacks de la astronauta,

Vive. Muere. Repite.

Parte de la magia de Returnal está en su presentación, pues de entrada y si no sabes mucho del juego, tienes una aventura simple: encontrar el origen de una transmisión en un planeta desconocido. Nada que no hayamos visto antes, pero que una vez que entendemos cómo funciona podemos apreciar el trabajo detrás de la obra. Puede que la primera vez no tardes mucho en morir, por lo que te será extraño que al atravesar la primera puerta todo sea… diferente.

Si no conoces mucho de los roguelike estás quizá en el mejor escenario para entrarle a Returnal. De hecho, creo que esa es gran parte de la apuesta, pues como ya mencionamos, la idea es fresca y con claras influencias de juegos independientes. A grandes rasgos, una vez que morimos no solo volvemos a empezar, sino que el escenario cambia con cada muerte. Entonces, cuando comencemos a explorar nos vamos a encontrar con una “sala” diferente, enemigos nuevos, objetos que cambiaron de lugar y nuevas oportunidades por explorar.

Entre más juguemos más fácil será identificar los patrones entre cada sala, así como los lugares comunes, ubicación de objetos y el tipo de enemigos que quieren destruirnos. La paciencia debe ser una cualidad para todos los que le quieran entrar al juego, pues la idea va creciendo conforme nos adentramos al planeta desconocido; más enemigos en pantalla, desafíos más grandes y objetivos más complejos. Por suerte, las recompensas también aumentan, al punto en que después de varias repeticiones logramos encontrar ese objeto que tanto necesitamos o un lugar nuevo que se convertirá en pieza clave para el desarrollo de la historia.

Imagen: SIE

Y es así como la mecánica fluye de forma orgánica y simple: si llevas mucho tiempo sin encontrar nada nuevo es porque algo estás haciendo mal. Por suerte, puedes morir para saltar un escenario que es muy complicado o porque ya te sabes casi de memoria un camino que te lleva al objeto en cuestión. Sin embargo, el juego avanza al mismo tiempo que el jugador, por lo que una vez que nos sentimos cómodos y con la victoria, aparece una amenaza nueva, un cuarto que no habíamos visto antes y en el que solo nos aguarda la muerte.

La dinámica del juego ofrece suficientes elementos como para mantenerte interesado durante varias horas; ya sea con el objetivo de encontrar todo lo que ofrece el mapa o por el constante ir y venir de Selene. La rejugabilidad es parte de la naturaleza del juego, incluso después de que logras terminar la historia por primera vez. Y así como las mecánicas de juego impulsan el volver a pasar por el mismo lugar, la narrativa aprovecha este elemento para contar un poco más sobre Selene o Átropos.

Dentro de las salas a explorar podemos encontrar recuerdos en forma de hologramas, grabaciones de voz de la propia Selene, cuerpos que han caído ante el enemigo y un montón de cosas que parecen no tener sentido en un inicio. Sus ideas provenientes de un survival horror nos aguardas con peligros inesperados en secuencias de combate o al entrar a lugares desconocidos. Dichos eventos son más una situación de suspenso que una onda tipo Nemesis en Resident 3, pero muy bien implementada dentro de nuestro viaje.

Una vez que somos conscientes del escenario y cuando las mecánicas roguelike son entendidas por completo, comenzamos a disfrutar de Returnal como un gatillero en tercera persona bastante competente. Con la mira al hombro y con una variedad de armas que siempre va en aumento, Selene se enfrenta a este mundo extraño de forma frenética y con un toque futurista que nos deja libres de preocupación por las municiones, para que la atención se dirija al ritmo de la batalla.

Imagen: SIE

Selene dispone de una pistola como principal arma, la cual puede cambiar conforme las opciones del escenario, pero que todas responden a la misma idea de recargarse automáticamente con tan solo unos segundos de descanso, incluso podemos acelerar un poco este evento con una recarga activa a la Gears of War. Además, el armamento cuenta con un disparo secundario de mayor potencia, pero más tiempo de recarga, y que cambia según el arma que tengamos en las manos. Dominar la combinación de armas y entender cómo aprovecharlas en batalla será esencial para una aventura más llevadera.

Junto a las armas tenemos otros elementos importantes que vamos descubriendo poco a poco en el escenario y las diferentes salas, como una espada que es capaz de romper escudos de energía y que en combate resulta bastante útil. También hay elementos que no perdemos al morir como el Éter que nos ayuda a conseguir mejoras, y objetos más valiosos como una pequeña figura de astronauta que nos permitirá tener un “continue”. Así como también hay decenas de objetos que parecen inútiles al principio, pero que van desplegando su atractivo según nos movemos por la historia.

Apenas unos pequeños toques de RPG son losque brindan los objetos disponibles, pero el juego no se mete en muchos problemas y deja las cosas muy claras en una pequeña ventana de texto para entender cómo nos afecta y beneficia cualquier cosa que encontremos. La misma naturaleza de Returnal nos coloca ante escenarios en los que podemos salir mejor librados que en otros, pero con el paso es más sencillo identificar lo que nos conviene o no hacer según el lugar… como morir para una mejor oportunidad.

Por último, es importante señalar que durante la reseña nos encontramos con algunos bugs que nos dejaron paralizados ante un par de puertas o que después de recibir un objeto especial acabaron por llevarnos al fondo del escenario a través de un hueco que se abrió debajo de la protagonista. Returnal recibirá un parche de día uno, por lo que es probable que estos problemas se resuelvan sin que siquiera tengas que sufrir algún inconveniente.

En el espacio nadie te escuchará gritar

Imagen: SIE

Hablar de Returnal como el primer gran juego de PlayStation 5 tiene que ver con sus características técnicas principalmente, pues son las que más fácil se pueden ubicar dentro de lo que consideramos como la “nueva generación”. Por lo tanto, es momento de hablar de uno de los elementos más importantes: DualSense. Resulta que el control de PlayStation 5 es toda una experiencia junto a Returnal, con una idea más clara de sus posibilidades, sin ser solo un extra como el que vimos en Miles Morales o Demon’s Souls.

Returnal aprovecha la tecnología háptica del control y su bocina integrada para brindar una sensación más inmersiva a la hora de jugar. No estamos hablando de sentir el planeta que está pisando Selene, sino más bien de ubicarse perfectamente en el lugar que vemos en la televisión. La sensación es un poco complicada de explicar, pero piensa en ella como si estuviera ligada al traje de la protagonista. Cada impacto, salto, disparo o movimiento el control se traduce a una sensación que nuestro cerebro interpreta para dar vida al juego en nuestra mente. Y, aunque no lo parezca, es una cosa muy sutil y brillantemente ejecutada.

En esa misma idea, los gatillos del DualSense traducen perfectamente las armas disponibles, con todo y su cadencia de disparo y la presión que tenemos que poner al gatillo para disparar a un enemigo. Si bien esto ya se había visto en el último Call of Duty, la sensación cobra un mayor realismo cuando lo que tenemos disponible son armas de ciencia ficción. En pocas palabras, el argumento de Returnal y Selene son perfectamente compatibles con la inmersión que brinda el Dualsense… como si el control fuera una extensión de ese increíble traje que porta Selene.

Lo mismo ocurre con el diseño sonoro del juego, pues hasta la bocina del control funciona en conjunto con las acciones en pantalla, y no como un extra a todo volumen que solo molesta como en GTA. Escuchar los disparos desde el DualSense sí logra el efecto de tener el arma en nuestras manos, con todos y los sonidos de la recarga activa, el regreso y hasta la sensación de que nos quedamos sin balas. La forma en que el DualSense y Returnal se combinan es una de las grandes cualidades del juego, y una de las características más interesantes que podría tener PS5 durante toda la generación.

La producción sonora es otro de los elementos más relevantes del juego, ya sea con el uso de audífonos o con las bocinas de la televisión. Al igual que los efectos que permite el control, el sonido del juego destaca más por la forma en que está implementado y la inmersión que provoca con el jugador. Y claro, la combinación del sonido ambiental con los efectos del control, logran un toque bastante especial a la hora de jugar, sobre todo si eres de los que se desvela y la iluminación solo proviene de la televisión.

Visualmente Returnal también luce espectacular. Extrañamente el menú del juego no deja configurar los gráficos, por lo que, según nosotros, el juego va a 60 cuadros en 4K, con todo y su ray tracing. Ahondar en esos detalles es un poco aburrido, sobre todo cuando desde el primer momento nuestros ojos reconocen los gráficos en alta definición y los detalles de todo el escenario. La atmósfera del planeta con una luz tenue que apenas e ilumina el lugar son encantadores, y te dejan listo para recibir el resto de la historia. Y sí, Átropos brinda una sensación de estar en el mundo de Alien, pero también tiene un aire lovecraftiano bastante increíble.

Ya lo mencionamos más arriba, pero vale la pena volver a destacar el trabajo de voz que hay dentro del juego, con un énfasis especial en el trabajo de Ximena Viver como Selene, quien además de capturar la esencia del personaje en inglés, también consigue una gran interpretación en español latino. La mayor parte del juego, contando las repeticiones, estamos únicamente con Selene y hasta cuando encontramos pistas es ella misma la que parece hablarle a su futuro, por lo que no se podía descuidar en lo absoluto la voz del personaje. Ya es costumbre este aspecto en PlayStation, pero no por ello podemos dejar de mencionarlo.

Comienza la Next Gen

Returnal triunfa al combinar el nivel de producción de un AAA típico de Sony y PlayStation con un género que normalmente vemos en juegos independientes. La sorpresa de ese resultado es lo que termina favoreciendo las horas y horas que podemos pasar intentando superar una sala llena de enemigos. Tener un poco de frescura en los juegos exclusivos siempre se agradece, y en el caso de Returnal tanto el gameplay como la historia vienen acompañados por un enorme nivel de producción que ningún juego indie podría permitirse en su vida.

Imagen: SIE

Puede que el único elemento que juegue en contra de Returnal lo veamos hasta su lanzamiento, cuando los poseedores de un PlayStation 5 descubran que el nuevo exclusivo cambia dramáticamente la fórmula lineal de las historias que hemos visto en PlayStation durante los últimos años. De hecho, y teniendo en cuenta los últimos movimientos de PlayStation, no sería extraño ver a Selene y su mundo atrapado en el tiempo en la PC Master Race en algún momento de los próximos años, lugar al que sin duda podría pertenecer una obra como esta.

Ahora, hablar sobre que Returnal es el inicio de la nueva generación tiene bastante sentido, empezando porque ya no es un juego que también salió en PS4 y que características fundamentales de la plataforma como los gráficos en 4K a 60 cuadros y el buen uso del DualSense ya forman parte por completo del proyecto, con resultados más que aceptables. Se agradece que el transición sea más rápida que el cambio de PS3 a PS4, sobre todo porque podemos enfocar nuestra atención por completo a la nueva máquina (#SorryNotSorry).

¿Es Returnal el juego que explota al máximo las capacidades de un PS5? No. Para eso todavía faltan varios años, pero al menos en este momento de la vida del PS5 es el mejor juego que puedes encontrar. Ya no estamos ante juegos que parecen demos técnicas como Sackboy o secuelas de emergencia como Miles Morales. Returnal sí se siente como un juego exclusivo de PlayStation 5… y uno bastante bueno.

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers otakus más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
ANUNCIO