Reseña: PlayStation 5, un nuevo paso en el camino a la grandeza

PlayStation 5 quiere dejar en claro que la grandeza es un estilo de vida.
César
PS5, cada vez más cerca de la grandeza | Imagen: BitMe

PlayStation 4 es una de las consolas que pasará a la historia por combinar un extraordinario catálogo de juegos exclusivos y ventas envidiables para cualquier dispositivo. La importancia de la consola es tal que incluso se siente extraño despedirse de una máquina que vivió uno de sus mejores años en 2020 con el lanzamiento de The Last of Us Part II o Ghost of Tushima. Sin embargo, la propia Sony ha decidido dar un paso adelante y enfrentar una nueva generación con una consola que promete estar a la altura de su predecesora.

Para esta quinta entrega, PlayStation conserva todo lo que le conocemos a los japoneses en su heroico camino por la industria de los videojuegos: desde un diseño pomposo que grita a los cuatro vientos que se acerca una reedición, hasta un despliegue tecnológico con el que se apunta a ser la plataforma perfecta para la próxima actualización gráfica de películas y videojuegos. Todo envuelto en una atmósfera de triunfo proveniente de las series que marcaron época desde los años del PlayStation 3.

PS5 no optó por comercializar dos consolas distintas, pero aún así sacó dos versiones de la misma plataforma para hacer más atractivo el cambio generacional. PS5 y PS5 Digital Edition son la misma máquina, salvo que la segunda se ha quedado sin unidad óptica para reducir su precio y apostar por completo al mercado digital. Supongo que el éxito de alguno de los dos equipos se verá reflejado cuando veamos un PS5 Slim y éste decida de una vez por todas si se queda con el disco o se va con todo por lo digital. Hoy en día recomiendo la unidad de disco sobre el atractivo precio, sobre todo en el México que puede encontrar grandes ofertas en Mercado Libre o el Marketplace de Facebook.

PlayStation 5 es una apuesta interesante en el mercado de los videojuegos, pues la tradición de la marca se mantiene como el principal atractivo a la hora de dar el salto. Lo curioso aquí es que como tal no hay una sola exclusiva que valga el gasto y todo lo que puedes hacer en la nueva consola también está disponible en PS4… con sus respectivas limitaciones, pero sin preocuparte por desembolsar 13,999 pesos en pleno 2020. Un cambio generacional menos agresivo que en el pasado y, de algún modo, eso se agradece.

Diseño extravagante y vistoso

Pasemos a hablar de la consola como tal, pues PlayStation 5 es una máquina que sorprende por su gran tamaño y su diseño extravagante que busca ser el centro de atención en tu sala. Será complicado elegir un lugar para poner tu consola, pero todavía más será moverla de forma constante y hasta transportarla a casa de un amigo cuando la pandemia se termine. En general el diseño de una consola es algo intrascendente, pero en PS5 ha sido el centro de atención por culpa de sus características.

Yo tengo la consola en vertical y apenas entró en el espacio donde antes tenía un PS3… obviamente tuve que mover mi vieja consola, porque no cabían las dos y si lo hacían una de las dos terminaría bastante caliente. De hecho, es curioso que en términos generales un PS5 se parece mucho a la primera versión del PS3, pues es grande un poco incómoda de maniobrar y seguramente en un par de años veremos una versión slim considerablemente más pequeña que la que hoy tenemos disponible. Al final si el diseño te importa, la consola se ve muy bien en la sala y sí se roba las miradas de tu familia.

Una cosa que no me gustó del todo es que la consola tiene un par de luces que se quedan encendidas mientras la consola está en uso. En el Dualshock 4 nunca fui fan de las luces del control y aquí es un poco incomodo que la consola brille mientras estás jugando, sobre todo si es de noche. Las mismas luces pero en color naranja se mantienen encendidas cuando pones la consola en reposo, siento que la consola consume más energía de la necesaria por este adorno. Ya es una cuestión de gustos, pero preferiría tener la opción de mantener todo apagado.

Ahora, cuando la consola está encendida y con un disco dentro hace un poco de ruido. Nada al nivel de un PS4 ejecutando The Last of Us Part 2, pero suficiente como para pararte y retirar el disco para evitar escuchar sonidos externos. En general la consola es bastante silenciosa, pero tendremos que esperar un poco para conocer sus límites. Por ejemplo, la primera vez que sentí que mi PS4 de primera generación ya necesitaba un reemplazo fue cuando jugué Horizon Zero Dawn, casi cuatro años después de su lanzamiento. Por el momento PS5 va perfecto y ningún juego le exige mucho al hardware.

Sobre el tema del calentamiento, la consola se ha mantenido fresca y sin problemas a pesar de estar un poco encerrada en el lugar que le tocó dentro de mi centro de entretenimiento. En ningún momento he sentido que la máquina se caliente y su ventilador se ha mantenido silencioso después de varias horas de juego o incluso en reposo. Antes de cerrar por completo con el tema del diseño, me gustaría resaltar el acabado brilloso de la consola, mismo que seguramente se va a rallar horriblemente por culpa de las conexiones USB al frente.

Mi veredicto final sobre el diseño de la consola es que en algún punto veremos su versión slim y seguramente tendrá un precio menor y un bundle con un juego. ¿Vale la pena esperar? Sinceramente depende del tipo de jugador que seas, yo puedo terminar la generación con esta versión del PS5 sin problemas.

Interfaz nueva y sofisticada

Una vez que enciendes el PlayStation 5 se siente que estás frente a una consola nueva, la interfaz de PS4 ha cambiado totalmente para ofrecer una experiencia más simple y rápida del contenido disponible. A diferencia de lo que tuvimos la generación pasada, el dashboard de PS5 está enfocado por completo en los juegos y dependiendo de la cantidad de títulos que tengas instalados tendrás opciones para elegir… suena muy lógico, pero es totalmente una cosa a resaltar.

En la parte superior el menú se divide en “juegos” y “multimedia”, por lo que podrás pasar directamente a las aplicaciones como Netflix, YouTube o Disney Plus en un apartado especial. Los juegos se mantienen con iconos independientes en la parte principal del menú con todo y un acceso directo a la PlayStation Store; la tienda se despliega en un menú de acceso rápido y no como un portal independiente a lo que tenemos en la consola. Esta configuración puede facilitar las compras, por lo que recomiendo activar la contraseña con cada transacción para evitar algún gasto no deseado.

Imagen: BitMe

Los ajustes del sistema también se encuentran disponibles en un acceso directo en la parte superior, justo a lado de tu foto de perfil. Dicho acceso mantiene las mismas opciones que vimos en PS4 como la configuración de la televisión, sonido, red, almacenamiento y el HDCP para poder usar una capturadora. El menú es más funcional y con menos paja de la que recuerdas, pues algunas opciones como lo relacionado a la edición de video, multimedia y el navegador web ya no son una prioridad.

Lo que debes tener en cuenta es que ahora el botón de PlayStation funciona distinto y el mantenerlo oprimido no nos dirige a un menú con opciones de apagado, dichas opciones aparecen con tan solo presionar una vez el botón, por lo que deberás acostumbrarte al cambio. Es un poco más complicado apagar la consola o acceder al menú online con tus amigos y trofeos, pero después de unos cuantos días todo será más intuitivo.

Imagen: BitMe

Como punto extra me gustaría mencionar la descargas de la consola, por alguna razón que desconozco es más rápido descargar un juego en PlayStation 5 que en la consola de generación anterior. Por ejemplo, en mi primer día la descarga de Miles Morales, Demon’s Souls y Sackboy tardó menos de tres horas y eso es una idea porque no le puse mucha atención en realidad al tiempo y lo mejor de todo es que fue con Wi-Fi. Y lo mismo ha pasado con otros juegos y la actualización de la consola. Por otro lado, llenar los poco más de 800GB fue bastante rápido, a diferencia de un PS4 de 1TB con el que me sigo sorprendiendo por la cantidad de juegos que le caben.

En esencia la interfaz de PS5 es la misma que la de PS4, pero con un skin nuevo y un acomodo distinto que da la impresión de ser una novedad. Una jugada inteligente por parte de Sony, sobre todo porque es mucho más simple controlar y encontrar cosas en PS5. La interfaz cambió tanto que incluso la app de iOS y Android es mucho más fluida con la nueva consola, permitiendo desde iniciar sesión hasta bajar juegos de forma más simple.

4K / Ray Tracing / 120 FPS

Vamos a lo importante: los juegos de PlayStation 5. Al igual que con la otra consola de nueva generación, la televisión que utilicé para esta reseña es una pantalla LG 65UM7300AUE 4K. No es compatible con los 120FPS, pero dicha alternativa no es necesaria con los primeros juegos disponibles en PS5. A pesar de todo, el desempeño de la consola ha sido bastante impresionante, desplegando gráficos extraordinarios y una tasa de cuadros por segundo tan estable que no se siente ningún problema técnico a simple vista.

Imagen: BitMe

Como no podía ser de otra manera, comencé mis aventuras en PlayStation 5 con Spider-Man: Miles Morales y la sorpresa es que sí se ve tan espectacular como lo presume Sony. De entrada, el juego convence por culpa de la brillante recreación de Nueva York, pero sobre todo por la naturalidad con la que el juego se despliega frente al jugador con los sutiles movimientos de Spidey. Los atardeceres son una locura y son probablemente de los más espectaculares que hay en un videojuego.

Ya entrados en el desempeño la verdad es que no hay mucha diferencia entre el modo fidelidad y el modo de rendimiento. Definitivamente tienes que ser una persona muy entrenada en dichas características para apreciar un cambio importante, por lo que te recomiendo cambiar de vez en cuando y poner atención a los detalles para ir entrenando ese ojo de cara a la nueva generación. Rápidamente el modo fidelidad es el que incluye las características de nueva generación como las texturas en 4K y el Ray Tracing, pero corriendo a 30FPS. Mientras que el modo rendimiento opta por 60FPS con texturas menos espectaculares y sin Ray Tracing.

Como dije, ambos modos se ven prácticamente idénticos, y los 30FPS de diferencia solo se notan cuando de verdad le pones atención, pues en una partida casual el cambio es apenas perceptible. Te recomiendo no enloquecer con estas ideas y elegir la que más le convenga a la televisión donde estás jugando. Por ejemplo, yo opté por el modo fidelidad pues para eso invertí en una pantalla 4K (para reflejos y charcos de nueva generación). Y sinceramente el cambio de FPS me costó trabajo distinguirlo y en ocasiones lo olvidaba por completo. No te apures, Miles Morales se ve muy bien en cualquier modo de juego.

La siguiente prueba que me tocó enfrentar tuvo que ver con el pequeño “demo técnico” que incluyen todos los PS5: Astro’s Playroom. Dicho juego es una aventura de plataformas llena de referencias a la historia y juegos exclusivos de PlayStation, pero lo verdaderamente interesante es que se trata del juego perfecto para conocer y entender uno de los elementos más importantes de la consola: el control. Situaciones como la vibración, el uso de los gatillos y la tecnología háptica se entienden mejor una vez que juegas este juego.

Por ejemplo, cuando encuentras el arco y la flecha y comienzas a disparar se entiende por completo lo que todo el mundo ha comentado sobre la sensación que brinda el control a la hora de poner un arma en tus manos. No solo sientes que hay un control diferente a la hora de maniobrar con el arco, sino que la tensión de éste es perceptible gracias a los gatillos. Lo mismo ocurre con las superficies, los saltos y el control del personaje, pues mediante vibración y sonidos logra involucrarte por completo a la nueva experiencia. Tampoco se trata de algo totalmente inmersivo, pero la primera vez es bastante convincente.

Lo relacionado al control lo encontramos también en Sackboy, un juego de plataformas en 3D bastante tradicional, pero que logra transmitir algunas sensaciones nuevas por medio del control y en un entorno que brilla por su originalidad. Sackboy es como encontrarte con una serie de niveles perfectos creados en los juegos anteriores, pero con una pequeña historia y un desarrollo que pasa de enternecedor a entretenido en cuestión de minutos. No es el juego más emocionante para abrir la generación, pero vale la pena si tienes niños pequeños en casa o si tienes un corazón nintendero.

El que definitivamente puedo recomendar es Demon’s Souls… siempre y cuando la paciencia sea una característica que te defina. En primera instancia es un juego que te mantendrá pegado a la consola suficiente tiempo como para sacarle provecho a lo que ya te costó la nueva máquina. Luego tienes un reto complejo y que requiere de largas sesiones de juego para dominarlo por completo. Y mientras todas las muertes suceden podrás ver una de las experiencias visuales más emocionantes de la generación, con un toque medieval clásico y un juego de luces que es digno de una buena pantalla en 4K. Lamentablemente las ideas del Dualsense no se reflejan del todo y el juego es más una experiencia tradicional que una demo de lo que puede hacer la consola… un acierto ¿no?

En PS5 tuve la oportunidad de probar la más reciente entrega de Call of Duty y quedé bastante satisfecho. Aquí hay un par de cosas a destacar: la primera es que Cold War sigue teniendo el toque de la campaña y el multijugador clásico de la serie (para bien y para mal). Y la segunda tiene que ver con el control, pues personalmente fue un poco cansado jugar un shooter tradicional con el tema de los gatillos súper sensibles y la vibración constante para la tecnología háptica. Simplemente llegó un punto en donde desactive la modalidad sensible de los gatillos para un juego más normal.

No digo que sea una mala idea el tema de los gatillos, pero creo que puede resultar un poco invasivo la forma en que el control está constantemente enviando estímulos al jugador. Si bien la vibración es una constante desde la época del Nintendo 64, en PS5 este apartado se siente exagerado y hasta forzado, llegando al punto en que no se siente natural que un control sea tan complicado a la hora de ejecutar comandos tan simples como un disparo o presentar movimientos como un salto o una caída. En mi experiencia con Cold War fue un tanto desesperante jugar con el Dualsense y por ello decidí desactivar dichas opciones.

Los últimos juegos que jugué en PS5 fueron The Last of Us Part II y God of War, ambos juegos fueron aclamados por la crítica y están claramente en el top 10 de PS4. Sin embargo, no había tenido la oportunidad de jugarlos con las opciones de HDR y 4K, situación que me llevó a encontrarme con una agradable sorpresa en ambos juegos.

God of War tiene unas texturas de locura y los entornos están increíblemente detallados, pero lo que más destaca es el juego de luces y sombras que le dan una gran profundidad a los escenarios. La única queja tal vez tiene que ver con los cuadros por segundo, pues definitivamente se siente menos fluido que los juegos más recientes e incluso hay animaciones que se arrastran conforme los personajes avanzan. Sin embargo, si nunca has jugado God of War y tienes un PS5 es el momento perfecto para entrarle.

En el caso de The Last of Us Part II solo puedo decir que el juego se ve de nueva generación. Las luces, sombras, texturas, paisajes, sonido, todo está hecho para brillar en un PS5. Me sentiría un poco ofendido si el próximo año viéramos una versión de PS5 de este juego, pues lo que tenemos con la versión retrocompatible ya es un agasajo visual que bien vale la pena para darle una segunda vuelta al juego o jugarlo por primera vez. Naughty Dog seguramente tiene una sorpresa guardada para los jugadores de PS5. Ni siquiera tengo más que decir, es un juego brutal que se ve mejor que nunca.

Sobre la ejecución de los juegos no hay muchas sorpresas, pero no puedo dejar de mencionar lo rápido que cargan los juegos del menú a la acción. El propio The Last of Us te castigaba un poco con todas las mariposas en la pantalla de carga para PS4 y en PS5 esa espera desaparece casi por completo. Mientras que juegos como Miles Morales tardan menos de un minuto en llegar de la interfaz a la ciudad de Nueva York. De igual forma los cambios entre menú principal, juegos y aplicaciones son veloces y el dashboard permite una interacción sencilla con todo lo que puedes necesitar.

Un punto que podría ser negativo es la inexistente versión de un Quick Resume en PS5, pero no creo que como tal haga falta. Ya lo platique en la reseña de Xbox y su aparición es interesante, pero tiene cosas por mejorar. Y en PS5 simplemente no hay necesidad de tener muchos juegos ejecutándose al mismo tiempo. Un lujo que puede parecer importante, pero que en el fondo no significa nada.

Dualsense, demasiado poder en las manos

Hablemos un poco más del Dualsense, el poderoso y novedoso control de PlayStation 5 que ofrece más de lo que podemos imaginar. Como ya mencioné, el control incluye tecnología háptica y un par de gatillos con resistencia adaptativa… difícilmente se puede explicar con palabras lo que produce el jugar con el nuevo control de PS5, pero tampoco se trata de una experiencia que va a cambiar la industria de los videojuegos, al menos no por el momento.

A grandes rasgos, la tecnología háptica permite que a través de vibraciones podamos “sentir” cambios importantes en los escenarios del juego o el movimiento del protagonista. Por ejemplo, el control vibra en diferentes puntos cuando Miles se columpia o se siente “el golpe” cuando Spidey cae en la calle o sobre un edificio. Los gatillos tienen una cosa muy similar, donde, en el ejemplo más común, una pistola y una escopeta no requieren de la misma presión en el gatillo a la hora de disparar. Imagina los gatillos con un tope diferente para cada arma, lo que en combinación con la vibración y el sonido que emite el control da una sensación más realista sobre lo que estamos jugando.

Todos los estímulos que ofrece el control son bastante novedosos, pero pueden resultar incómodos. Ojo, no quiero decir que los olvidemos y nos vayamos al pasado, sino que el cambio puede no ser tan simple como Sony pretende. Particularmente sentí el control bastante pesado, incómodo y exagerado. Como si todos los cambios cayeran de golpe y sin mucho sentido. Esta situación es muy común en juegos de primera generación, recuerdo que me pasó algo muy similar con el Uncharted de PS Vita y sus controles táctiles.

Simplemente recomiendo tomar el control con tranquilidad e ir conociendo sus agregados poco a poco con Astro’s Playroom, quizá un poco de Sackboy y ya después ir dando espacio a situaciones como Cold War. La idea no está mal, pero el cambio puede ser un poco complicado. En mi caso la molestia más grande es con la vibración y los gatillos fueron los que pagaron el precio. Y sinceramente no creo que mi experiencia en Black Ops se haya destruido al desactivar los gatillos, sino todo lo contrario.

Sin duda será interesante ver cómo los desarrolladores adoptan las posibilidades del control en sus diferentes juegos. Basta con regresar al Dualshock 4 y ver cómo pocos utilizaron la bocina y las luces del control e incluso el panel táctil no parece haber encontrado un lugar en el mundo hasta que Naughty Dog lo convirtió en una guitarra. No puedo dejar de pensar en que pocos juegos van a hacer uso del control háptico con el mismo nivel de profundidad que Astro’s Playroom, mientras que los gatillos me parece que serán una constante interesante en el desarrollo de la generación. Agradezco que el control ya no brille tanto y la bocina… pues le voy a bajar el volumen porque me da amsiedad el doble sonido.

Sobre el control es importante señalar que su batería interna se puede cargar a través de un cable USB-C, por lo que seguramente no tendrás problema al conectar el control a cualquier puerto USB que tengas a la mano. La carga de la batería alcanzó lo suficiente como para terminar dos veces Miles Morales. Solo recuerda agotar la batería por completo antes de poner a cargar el control.

PlayStation Plus Collection

La gran novedad en cuanto a servicios en línea de PlayStation en América Latina tiene que ver con la PlayStation Plus Collection, una galería de juegos clásicos para PS4 entre los que se incluyen God of War, Final Fantasy XV, Arkham Knight o Days Gone. O sea, algunos de los mejores juegos de la generación pasada para poder jugarlos con todos los beneficios tecnológicos de la nueva generación.

Si no tuviste PS4 es probable que la PlayStation Plus Collection sea una apuesta segura, pero si explotaste al máximo tu vieja consola o tienes los juegos en formato físico y digital no me parece que haya una razón real para considerar este servicio como una prioridad. Pero no te preocupes, la PS Plus Collection no tiene costo extra en tu suscripción y en una de esas es más fácil bajar el juego que quieres revivir desde ahí que hacer la compra. Como recomendación, dale una oportunidad a los juegos exclusivos de PS4, pues seguramente se ven increíbles en tu tele 4K.

Netflix, Disney Plus y todo para tu entretenimiento

Pues sí, puedes ver Netflix, Disney Plus, YouTube y hasta Crunchyroll en tu nueva consola y el contenido en 4K se va a desplegar con todo el poder desde tu PS5. Las aplicaciones multimedia no tienen costo y están prácticamente todas las que pagas mensualmente, incluidas Disney y Apple TV Plus. Si ya tienes una televisión inteligente te recomiendo dejar tu consola para jugar.

Por otro lado, si tienes un PS5 con lector de disco te gustará saber que tu consola puede leer Blu-Ray 4K. La lectura de este formato es perfecta… aunque con un poco de ruido a la hora de comenzar a leer, pero nada que te interrumpa la experiencia. Recuerdo que mi PS3 fue mi primer lector Blu-Ray, por lo que hay cierta nostalgia en este formato y su relación con Sony.

Imagen: BitMe

Como dato adicional, ojo con la forma en que metes discos a tu consola, pues si te equivocas el propio sistema te dirá que es muy probable que hayas metido el disco al revés. Sé que puede parecer algo absurdo, pero ya me pasó un par de veces y si el mismo sistema dice que un disco está al revés seguramente es porque Sony temía dicho error desde el principio.

Conclusiones

PlayStation 5 se siente como una consola de nueva generación, principalmente porque apostó por cambios evidentes en la interfaz y el control. De fondo la consola puede ser muy similar a la última versión de PS4, pero eso solo lo sabemos los más clavados, por lo que el usuario menos exigente se la va a pasar bien con el aparato de moda.

Juegos como Miles Morales y Demon’s Souls dejan en claro que Sony mantendrá una postura muy similar a la que le hemos visto desde PS3, pensando principalmente en una audiencia madura, misma que ha crecido con la marca PlayStation desde 1994. Si eres ese tipo de jugador la consola te va a esperar ya sea en Navidad o en algún momento de los próximos años y poco o nada vas a poder hacer para no desear tenerla junto a ti en cuanto puedas.

Hoy en día el problema de la consola es que sus juegos también están disponibles en PS4 y el cambio no es una obligación para nadie. Si quieres dar el salto generacional es por aventado y porque sabes que en algún momento iba a pasar. En caso contrario la paciencia es una virtud de admirarse, pues todavía puedes vivir uno o dos años explotando ese PS4 que tantas satisfacciones te ha brindado.

Si el dinero no es un problema, PS5 es una gran consola para terminar el año. Una plataforma con juegos interesantes y cambios radicales que podrían ser la piedra angular de la industria. PlayStation 5 da un paso seguro, sin preocuparse por la potencia de la competencia o el abrumador universo de la PC Master Race. PlayStation llega a las tiendas con juegos que respaldan su ideas y un séquito de seguidores que ha comprobado que jugar sin límites no es una promesa vacía.

***

Lo mejor del anime está en BitMe: Naruto, Mazinger Z, Caballeros del Zodiaco, Sailor Moon y Guerreras Mágicas, no te pierdas todos los días de la barra de anime que tenemos para ti. Checa la programación de BitMe aquí

MLMM

ANUNCIO
ANUNCIO