Reseña – Mass Effect: Legendary Edition, lo mejor de toda una generación en un paquete de ensueño

Mass Effect busca la redención con la colección definitiva del comandante Shepard.
César
El espacio... la frontera final | Imagen: EA

Recuerdo que Mass Effect necesitaba dos discos en Xbox 360, porque era tan grande que no cabía en un DVD normal. Así comenzaba una de las historias más importantes de la séptima generación de consolas; una exclusiva temporal de la consola de Microsoft, que años después nos dio una de las mejores secuelas de la historia y que concluyó con una muy controvertida tercera parte.

Para 2021 regresan Shepard y toda su tripulación con una reedición que sirve para recordarnos de dónde venimos y hacia dónde vamos. Y es que no cabe duda que la obra de Bioware estaba adelantada a su época, forjada a través de un gameplay que combina perfectamente la acción de los disparos con exploración, envuelto en una trama de ciencia ficción al nivel de Star Trek y un enorme universo expandido que le puede dar una lección a todo lo que hemos visto sobre Star Wars en los últimos años. Eso sí, no estamos ante un remake, pero han pasado tantos años desde el debut de la serie que en algunos momentos podríamos creer que hay mucho más que una mejora gráfica.

2007

A finales de un legendario 2007, Bioware en colaboración con EA y Microsoft lanzaron Mass Effect para el Xbox 360. La aventura de Sheppard se consagró rápidamente por la estructura de su historia, el desarrollo de los personajes principales y la extensión de un universo que rápidamente saltó a los libros y cómics. En aquellos días la industria todavía estaba acostumbrándose a la séptima generación de consolas, con gráficos que, en retrospectiva, son poco realistas, y un sistema de juego sentó las bases para un golpe de autoridad del RPG occidental al RPG japonés.

Todo lo anterior nos deja en claro que es el primer juego de la serie el que más cambios presenta, tanto en cuestiones visuales como en algunos ajustes de gameplay y la adaptación de los contenidos descargables dentro de la narrativa principal. Podríamos decir que lo mejor que hace esta reedición es crear un paquete que funcione por completo tras todos los comentarios y modificaciones que se han realizado en la serie a través de los años. De hecho, este es un principio muy similar al que se realizó cuando Mass Effect 2 llegó a PS3 sin una versión del primer juego, dando al jugador la oportunidad de disfrutar de la nueva entrega sin preocuparse por el pasado.

Imagen: EA

Algunos cambios afectan el ritmo del juego para hacerlo más sencillo para los nuevos jugadores, o para que los más veteranos pasen directamente a la acción. Por ejemplo, el sistema de niveles es más benevolente, con recompensas que tardan menos en llegar y un crecimiento que se nota rápidamente; aunque se conserva la opción del sistema clásico para los que desean una experiencia fiel a la original.

Sobre esta misma línea, la progresión de la saga es menos agresiva, llevándonos de la mano por los tres títulos de forma orgánica. Jugar al primer Mass Effect se siente más parecido a lo que tenemos en la tercera parte, un ajuste que te permitirá avanzar entre juegos sin que sientas los años de diferencia… al menos no tan drásticamente. Han pasado casi 15 años desde el debut de Shepard, por lo que esta edición suma mejoras evidentes en la sensibilidad del control, movimiento del personaje, uso del inventario y la posición de la cámara, por mencionar las más importantes.

Y claro, lo anterior también se resiente en términos narrativos, sobre todo cuando pasamos de las primeras dos entregas enfocadas en la presentación del universo y su expansión a través de la tripulación de Shepard, a un desenlace que opta por la acción como punto de partida. Puede que aquí nos quede más claro la razón por la que miles de fanáticos arremetieron contra el final de la trilogía… situación que sigue pareciéndome injustificada. Por suerte las reediciones y remakes dejan la historia original intacta, por lo que este apartado se mantiene tan vigente y emocionante como en 2007 o 2010, al punto en que podrás ver qué tan grande ha sido el legado de esta serie en series o películas.

Imagen: EA

Mass Effect 2 y Mass Effect 3 cambian poco en relación a lo que hemos jugado desde 2010 y 2012, respectivamente. La mayoría de los cambios se reflejan en términos visuales, o en la ya mencionada posibilidad de pasar por los contenidos descargables en favor de una narrativa más lineal. Tener la posibilidad de reclutar a Kasumi y Javik es un lujo exclusivo de esta entrega. Incluso podemos ver el final que exigieron los fans dentro de esta entrega, cosa que redondea la idea de una versión extendida.

Para los más aventureros existe la posibilidad de pasar directamente a la segunda o tercera parte desde el comienzo, optando por las decisiones de Shepard en formato de cómic (lo que vimos por primera vez en Mass Effect 2 de 2010). Si eres un viejo lobo del espacio puede que esto sea una buena idea, pues podrías ir directamente a ese juego que te hizo ver la frontera final de forma diferente (cof cof Mass Effect 2). Pero si esta es tu primera vez a bordo de la Normandía te recomiendo que inicies desde el principio, pues la forma en que evoluciona el personaje a través de decisiones y habilidades es lo que encierra gran parte de la magia de todo el juego.

N7

Imagen: EA

Dentro de los apartados técnicos es donde la Legendary Edition brilla por sí sola, siendo el primer juego el que, nuevamente, más cambios presenta. Seguro lo recuerdas mejor de lo que es, pero ese primer Mass Effect nació en los albores del Xbox 360 y el Unreal Engine 3, por lo que muchos de sus bellos paisajes y modelos de personaje hoy se ven como plastas de polígonos que adornan un planeta vacío. Basta con echarle un ojo al Shepard que adorna la portada para ver expresiones que hoy están muy lejos del mínimo aceptable.

Con esta reedición, Bioware logra que la mitología de los planetas, sus historias y legado cobren nueva vida, ya sea a través de filtros de luz natural, paisajes con vegetación y una visión del terreno que no se pierde por culpa de los tiempos de carga. Ya en acción y explorando otros planetas verás que las partículas de fuego, la nieve y la lluvia cobran una dimensión más interesante e inmersiva. Todo el trabajo está pensado en sacar provecho a Xbox One y PlayStation 4, pero también pueden hacer brillar el flamante Xbox Series X o PS5 que tanto trabajo te costó conseguir.

Para las consolas de última generación tenemos una variedad de opciones bastante amplia, pero vamos a mencionar únicamente lo que se puede obtener de un Xbox Series X. En dicha consola, Mass Effect: Legendary Edition se despliega con gráficos en 4K y hasta 60FPS. Pero también es posible duplicar la tasa de refresco en un monitor o televisor compatible, eso sí, siempre y cuando bajemos los gráficos a 2K (1440p). En cualquiera de los casos el juego luce muy bien y totalmente filudo, prácticamente todo el escenario carga sin problemas y no te sentirás en un juego de 2007. Aquí vale mencionar la inclusión del modo foto, un nuevo clásico de cualquier juego y que aquí funciona para ir de turista especial o para ver a detalle todo lo que tiene que ofrecer Bioware a nivel visual.

Imagen: EA

Si bien la calidad visual del juego es innegable, también es importante señalar que las animaciones se conservaron por completo de los juegos originales, lo que puede causar algunos movimientos raros en los personajes, pero nada que te saque de la experiencia. Nos hubiera encantado un remake, pero al menos Bioware supo que lugares ajustar para que la presentación general del juego pudiera mantenerse cercana a los estándares actuales, sobre todo en los momentos claves de la trama y la atmósfera general de la aventura.

Por otro lado, la banda sonora del juego se mantiene intacta, así como el doblaje en inglés. Podemos jugar con subtítulos en español, por lo que no habrá ningún problema a la hora de meternos por completo a la campaña. Sin duda se hubiera agradecido la inversión en el doblaje… aunque seguramente hubiera sido un proyecto titánico teniendo en cuenta las características de los tres juegos. Pero, en caso de que no lo sepas, en algún momento Xbox intentó doblar Mass Effect con la voz de Goku.

Imagen: EA

Mass Effect: Legendary Edition tiene la ventaja de ser una colección super comprobada dentro de la industria de los videojuegos, compuesta por la que, muy probablemente, es la trilogía más importante de la séptima generación de consolas. Bioware hace su mayor esfuerzo para poner sobre la mesa a la tripulación de Shepard con algunos de los mejores lujos que se han permitido los videojuegos en los últimos años.

Si eres un entusiasta de la ciencia ficción y los videojuegos, es posible que Mass Effect ya haya pasado por tu vida, pero si nunca has tenido la oportunidad de adentrarte al espacio exterior en tu consola o PC, esta es quizá la mejor oportunidad de todas. Por el simple hecho de incluir los tres juegos y casi todo el DLC, el paquete de esta reedición es todo lo que necesitas para pasar horas y horas pegado a la consola. Además, se siente que Bioware quiere dejar atrás los errores de Andrómeda para que su próxima parada tenga ese mismo feeling de un juego adelantado a su época.

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers otakus más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
ANUNCIO