Reseña: It Takes Two, la divertida aventura en pareja de Xbox One, Xbox Series X/S, PS4, PS5 y PC

De a dos siempre es más divertido.
Ayax Bellido
Las aventuras se disfrutan más en pareja | Imagen: EA

En una época en la que todo nos hacía creer que el multijugador local se encontraba en vías de extinción, y en la que daba la impresión de que aquellos días de jugar misiones cooperativas en pantalla dividida con un compañero habían quedo relegadas a mejores tiempos cediendo ante la popularidad y éxito de los modos online, Hazelight Studios ha sabido desarrollar a la perfección un plataformas cooperativo que con mucho ingenio se las arregla para abarrotar una sencilla narrativa con mecánicas e ideas de juego que resultan únicas y emocionantes.

Hablamos de It Takes Two, juego distribuido por Electronic Arts que ya está disponible para Xbox One, Xbox Series X/S, PlayStation 4, PlayStation 5 y PC, una entrega centrada en un par de padres diminutos que nos evoca a la película Querida, encogí a los niños en cada uno de sus escenarios, y que de una forma muy divertida y desafiante, nos enseñará que en toda relación humana, y particularmente en las de carácter amoroso, lo esencial es trabajar en equipo para vencer cualquier adversidad que se presente en el camino.

Siempre hacen falta dos

La jugabilidad de It Takes Two es el punto más alto del juego, pues el equipo de desarrollo se las ha ingeniado para presentar una gran variedad de mecánicas de juego que hacen que el título nunca caiga en la monotonía, provocando que como jugadores disfrutemos cada uno de los niveles, desafíos y mini juegos que nos va presentando la historia en su desarrollo.

La jugabilidad se encuentra basada en un plataformas en 3D donde tendremos que subir y bajar a través de diferentes elementos, y usar nuestra deducción e intuición hasta encontrar un camino que nos deje seguir adelante. Sin embargo, estas dinámicas se intercalan con otras que han sido implementadas de forma prolija. Por ejemplo, en un momento May y Cody deberán armar puzzles para avanzar, al siguiente estarán saltando en un caleidoscopio, después podrás estar derrapando sobre algunos tubos y vigas al al puro estilo de Tony Hawk, y justo cuando crees que lo has visto todo, Cody piloteará un pequeño avión a través de los árboles del jardín mientras May se enfrenta con el líder militar de las ardillas en una batalla al puro estilo de un juego de peleas.

Imagen: EA

En este sentido el trabajo es asombroso y digno de toda condecoración, pues It Takes Two cambia sin problemas de un estilo de juego a otro de forma brillante, cada uno con su propio conjunto de mecánicas y sin que ninguno se sienta reciclado, en lo que sin duda es un derroche de talento y creatividad por parte del equipo de desarrollo.

También es importante destacar que cada acción realizada por los personajes dentro del juego se siente fluida. Es decir, en las secciones de plataformas las habilidades de salto, carrera y agarre responden a la perfección, y permiten niveles entretenidos en donde la precisión y por supuesto, el trabajo en equipo serán fundamentales.

Y ya que hablamos del trabajo en equipo, no olvidemos que It Takes Two es en toda regla una aventura en pareja en la que siempre hacen falta dos para poder avanzar, por lo que cada uno de los personajes cuenta con habilidades complementarias específicas que se actualizan en cada capítulo, las cuales nos ayudarán a completar los diferentes niveles y obvio, nos obligaran a trabajar de la mano con nuestro compañero.

Imagen: EA

Por ejemplo, al principio Cody utiliza una pistola de clavos que puede trazar un camino de peldaños, el cual utiliza May, que con su martillo se balancea entre ellos para seguir adelante. Más tarde, May utiliza una pistola de proyectiles que explotan cuando entran en contacto con una especie de miel combustible que Cody puede lanzar con un arma especial que le regalaron las ardillas. Así pasa en cada uno de los niveles, y mientras Cody puede cambiar su tamaño a voluntad, May tiene unos zapatos que se pegan a cualquier superficie. Como les decía, se trata de habilidades complementarias, por lo que en este juego no existen los llaneros solitarios, siempre hacen falta las capacidades de tu compañero para poder acceder al siguiente desafío.

Estos artilugios y habilidades por supuesto nos servirán para resolver acertijos y nos ayudan para luchar contra los jefes finales, que no son complicados pero si divertidos de enfrentar, como prácticamente lo es todo el juego, que no destaca por su enorme dificultad pero si por un equilibrio en cada una de sus mecánicas que se traducen en diversión de principio a fin. Aquí, también encontraremos algunos mini juegos que nos dejan competir con nuestro compañero, en algo que resulta insustancial para la propia narrativa de It Takes Two, pero que particularmente me han parecido un complemento entretenido.

Imagen: EA

Finalmente, hay que mencionar que It Takes Two se puede disfrutar desde el multijugador local, lo que te hará recordar los viejos tiempos donde pasabas horas jugando con un amigo o familiar en pantalla dividida. Por otro lado, también puedes jugar con tu compañero en el online, el cual funciona con fluidez y sin ningún tipo de inconveniente como el lag en los servidores. En este aspecto, recuerda que si tú tienes una copia del videojuego, puedes invitar a un amigo para que juegue contigo, sin importar que este último no lo tenga. Lo cierto, es que a mi me pareció más entrañable poder disfrutar de un buen videojuego con mi hermano en la pantalla dividida, aunque claro, esta es solo la melancolía hablando por mi.

La complicada vida en pareja

La premisa de It Takes Two es muy simple: un matrimonio ha decidido separarse, y para evitarlo su pequeña hija desata (por accidente) una especie de hechizo que convierte a marido y esposa en pequeños muñecos creados por ella. Se trata de un hombre de arcilla y una mujer de palo respectivamente, por lo que ahora ambos deberán recordar cómo es trabajar en equipo, ya que esa será la única forma de volver hasta su hija y revertir la magia.

Imagen: EA

Aquí, ambos personajes serán guiados por el Dr. Hakim, un “Libro de amor” que actúa como una especie de gurú que le marca el camino a May y Cody, y que además, aprovecha para darles unos cuantos consejos maritales conforma van avanzando los niveles. Para ser honesto, este libro parlanchín me pareció un personaje insoportable y tal vez el único aspecto negativo del juego.

Sus frases llenas de clichés extraídos de algún libro de superación personal hicieron que pusieran los ojos en blanco en más de una ocasión, aunado a un acento chicano que aún no termino por entender y que estuvo lejos de provocarme gracia.

Imagen: EA

Pero dejando de lado la apariencia y actitud del Dr. Hakim, la historia de It takes Two es cautivadora pese a su simpleza, y es que si bien se trata de un argumento plenamente enfocada a parejas románticas esto no exime a amigos o hermanos para disfrutar el juego. Esto se debe particularmente a que el título y su narrativa tienen la capacidad de hacernos reír sin esfuerzo de lo cotidiano, y es ahí donde todo nos identificamos con la otredad sin importar nuestros roles.

Además, me pareció particularmente entrañable la forma en la que los dos protagonistas aprendieron gradualmente a amarse de nuevo, y si bien desde el comienzo todo apuntaba a la conmoción de un final estilo Pixar, el viaje resulto lo suficientemente entretenido y emotivo como para obviar una conclusión totalmente predecible.

Imagen: EA

El viaje de May y Cody desde el cobertizo del jardín hasta su casa es una explosión de 10 horas de placer para los amantes de los plataformas y los modos cooperativos, pues se trata de un juego que evoca nuevas formas de participar y entretener, y que nos recuerda los retos, complicaciones, satisfacciones, experiencias y triunfos que nos puede dar el trabajar en equipo, al tiempo que recordamos el valor que poseen aquellas cosas que damos por sentadas y paulatinamente vamos dejando en el olvido ante el incesante paso de los días y las costumbres.

It Takes Two me ha dejado un gran sabor de boca y me hace recordar que las experiencias del multijugador local siguen vivas. Se trata de una espectacular aventura que establece un camino de grandes ideas  y mecánicas de juego que han sido utilizados para crear una historia vertiginosa, hermosa y rebosante en creatividad. Por lo que si tienes algún tipo de socio en tu vida con el cual puedas compartir tu amor por lo videojuegos, It Takes Two es un viaje mágico y entretenido de principio a fin, el cual no debes dejar pasar.

¿Ya jugaste It Takes Two?

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
ANUNCIO