Reseña: Gods Will Fall, los dioses caen en PS4, Xbox One, Switch, PC y Stadia

Entra a los calabozos y derrota a las grandes deidades.
Enrique Tavera
Enfréntate a las deidades más peligrosas | Imagen: Deep Silver

A lo largo de la historia, la humanidad entera se ha brindado en cuerpo y alma a varias deidades, pero habrá un momento en que todos los devotos se harten de las exigencias de estos seres supremos y busquen la libertad. 

Con esta premisa comenzamos el camino en Gods Will Fall, videojuego distribuido por Deep Silver, desarrollado por Clever Beans y que está disponible para PS4, Xbox One, Switch, PC y Stadia, además de que, gracias a la retrocompatibilidad, también lo podrás disfrutar en PlayStation 5 y Xbox Series X/S

Ocho, el número mágico

En Gods Will Fall tomas el papel de ocho guerreros de un ejército celta que buscan acabar con el tortuoso gobierno de los dioses sobre la humanidad, el cual ha durado milenios. Empeñados en la crueldad y el sufrimiento, exigen ser servidos con adoración ciega a través de un juramento de lealtad de parte de cada hombre, mujer y niño.

En su afán de acabar con estos dioses, la humanidad se embarca en alta mar para enfrentarlos, pero las deidades dejan varados a estos guerreros en una isla que cuenta con 10 mazmorras, en las que tendrás que enfrentarte a estos seres supremos. Este lugar, además de servirnos como mapa, también hará la función de selector de niveles, ya que podrás entrar al calabozo que quieras sin restricciones y aquí es donde comenzará nuestra aventura.

Imagen: Deep Silver

Tus guerreros funcionarán como un sistema de vidas; si entras a una mazmorra y tu personaje pierde la salud, se quedará atrapado en dicho lugar hasta que otro compañero lo salvé al derrotar al jefe final. Tu ejército contará con varios guerreros diferentes, pero típicos en esta clase de títulos; los ágiles y rápidos aunque sin mucho poder o los corpulentos con poco movimiento, por poner un ejemplo. Esto te hará pensar en qué clase de guerrero escoger antes de entrar a un calabozo, debido a la posibilidad de perderlo para un próximo intento. Salvarlo es una opción, pero si no lo haces habrás perdido a otro elemento.

El sistema de combate es muy simple ya que cuentas con solo un ataque débil y otro fuerte, además de poder saltar. También podrás tomar del piso el arma de un enemigo caído y poder lanzarla o utilizarla por un tiempo. A lo largo de tu camino podrás ir encontrando objetos que te ayudarán a combatir a tus enemigos como escudos, trampas, bombas, etc. Una de las partes más frustrantes durante los combates es el sistema de parry (bloquear el ataque de un enemigo en el momento exacto para dejarlo desprotegido) debido a que es sumamente impreciso y cada vez que los quieras realizar te costará varios intentos, así como varias barras de salud para poder acertar un solo parry.

Imagen: Deep Silver

Una vez que lo logres derrotar a un jefe final obtendrás nuevas armas para tus guerreros y mejoras para sus estadísticas y hacer más fáciles los próximos enfrentamientos.  

Uno de los elementos más interesantes dentro de God Will Fall es que cuentas con “vida infinita”. Con cada golpe que conectes a tus enemigos podrás ir recargando los segmentos perdidos de tu barra de vida presionando el gatillo izquierdo de tu control. Esto pareciera hacer muy sencillas las cosas dentro del juego, pero te aseguramos que al momento de la batalla perderás noción de recargar tu barra en muchas ocasiones y saldrás frustrado de perder a uno de tus contendientes por dicho error.

Además de eso, con cada enemigo que derrotes una parte de la salud del jefe final irá disminuyendo. Por lo que te verás en la necesidad de recorrer cada pixel en tu aventura para que la batalla en contra de cada uno de estos dioses sea menos dura. 

Imagen: Deep Silver

Adiós a los dioses

Cada una de las mazmorras a las que entras tiene su encanto, pero su punto clave radica los cambios que hay constantemente, ya que la dificultad de cada una de ellas cambiará con cada partida que juguemos. Es posible que al principio de una partida nos adentramos al calabozo más sencillo y lo pasemos sin ningún problema. Pero en otra partida, esta misma parte puede ser la más difícil del juego;  los enemigos tendrán una mejor armadura, te atacarán en grupos más amplios y el jefe final tendrá mayor salud.  

Imagen: Deep Silver

En cuanto al apartado técnico hay varias cosas a destacar. Los gráficos son bastante competentes y me parece que es lo que más resalta a lo hora de jugar Gods will Fall. A pesar de ello, también creo que a muchos jugadores les parecerán “malas” este tipo de gráficas debido a lo que últimamente nos han entregado otros juegos independientes, pero esto también es parte de la esencia del juego, convirtiéndose en un elemento muy personal y completamente subjetivo al gusto de cada jugador.

Cada mazmorra tiene un diseño único, que te llevará por distintos escenarios: tendrás que adentrarte en mundos acuáticos, lugares que parecen un infierno o bosques y catacumbas que lucen bastante coloridas. Además de que el diseño de enemigos también suele variar dependiendo del calabozo en el que te encuentres. Otro punto a destacar son los jefes finales; desde una araña gigante hasta una cuervo enorme, todos te harán padecer por su dificultad, pero también te dejarán sorprendido por la originalidad en su diseño y cierto encanto a la hora de verlos por primera vez.

La música es lo que se queda bastante corto debido a que no hay melodías que se sientan realmente épicas o memorables. Habrá distintas composiciones instrumentales de fondo que solo están dentro del juego para hacer un poco más “llevadera” la aventura en cada mazmorra. 

Imagen: Deep Silver

Una mezcla que no termina de embonar

God Will Falls es un juego basado en tu habilidad, que premia tu estrategia a la hora de decidir qué peleador usar y, sobre todo, la paciencia. Las primeras horas pueden llegar a ser tediosas debido a su dificultad, pero conforme comienza a identificar los patrones de los enemigos y, principalmente, del jefe final se hace disfrutable y una vez derrotado el primero de ellos, comienzas a sentir cierta cosquilla por enfrentarte a otro dios. 

A pesar de todo esto, Gods Will Fall se comienza a sentir repetitivo luego de jugar varios calabozos debido a que su gameplay es bastante sencillo y no ofrece algo más allá conforme avance tu aventura. Es un juego que brilla por su originalidad desde la forma en la que se desempeña la historia y esto se une a su diseño personajes y enemigos, pero tener que repetir una mazmorra desde el inicio cuando somos derrotados, lo vuelve un ejercicio de gran paciencia para todos aquellos que se adentren a este mundo. 

Imagen: Deep Silver

Mucho ojo, el juego no resulta malo y es entretenido por momentos, pero hasta ahí, ya que no destaca de otra manera. La idea de combinar elementos de roguelike junto con algunas pizcas de soulslike además de un poco de hack n’ slash parecía muy llamativo al principio, pero terminó por no embonar del todo bien dando como resultado un título que no se identifica de manera certera con ninguno de los géneros. 

Si eres un entusiasta de los juegos independientes, Gods Will Fall es una buena entrega que te dará unas cuantas horas de diversión, pero no irá más allá. Si después de leer esta reseña (gracias por ello) aún tienes ganas de poner tus manos en él, espera a que baje su precio para que el golpe a tu bolsillo no sea tan doloroso.

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers otakus más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
ANUNCIO