Reseña: Destruction AllStars, una ambiciosa apuesta que quiere suceder a Rocket League en PlayStation 5

¡Bájalo antes de que te cobren por él!
César
¡Comienza la destrucción! | Imagen: SIE

Desde que Overwatch irrumpió en la industria de los videojuegos, con una galería de héroes con diseños increíbles y habilidades especiales, no hemos dejado de ver intentos por replicar dicha fórmula. Y lo mismo pasó cuando Rocket League se convirtió en todo un éxito por formar parte de los juegos “gratuitos” a través de la suscripción a PS Plus, pues todos quisieron seguir ese camino del éxito. Ambas ideas han sido una constante bastante irregular, pues no todos logran posicionarse entre los jugadores y muchos otros terminan hasta cancelados… ¿o no Battleborn?

Tomando la idea de ambos juegos, Destruction AllStars hizo su aparición a principios de febrero como el primer gran exclusivo de PlayStation 5. Un juego que basa totalmente su experiencia en los modos en línea, que cuenta con una divertida galería de personajes especiales y que se puede conseguir de forma gratuita a través de una suscripción a PlayStation Plus. Nada mal para comenzar el año (cuando salió) y nada mal para dedicarle unas horas a ese PS5 que esperemos ya tengas en tu casa.

Overwatch + Rocket League + Burnout

Destruction AllStars nos coloca en un estadio gigantesco donde debemos tomar el control de un vehículo para acabar con todos nuestros adversarios, en solitario o por equipos. La creatividad o, mejor dicho, el momento correcto en el que golpeemos al rival será crucial para el juego, pues obtenemos puntos destrozando a la competencia, atropellando pilotos o aprovechando las trampas del escenario.

Todo lo anterior está colocado en un sistema de partidas rápidas, llenas de acción y con momentos clave para el uso de habilidades especiales. La descripción general es muy simple y el juego en sí no busca destacar por su innovación, pero sí por su sencillez y efectividad. Al tener mecánicas tan simples, los jugadores se adaptan rápidamente a lo que ofrece Destruction AllStars, lo que incluye un buen uso del Dualsense, gráficos muy coloridos y una dinámica particular en cada una de las partidas.

En este punto la única desventaja es el matchmaking, pues no es tan rápido y en ocasiones hay que intentarlo más de una vez para encontrar la primera partida. Por suerte, la pequeña comunidad que hay actualmente sabe que eso es un problema y no se sale tan rápido de las partidas, lo que te llevará a jugar en más de una ocasión con las mismas personas.

Imagen: SIE

Todo esto, salvo lo del matchmaking, lo conoces gracias a un tutorial bastante extenso sobre lo que puedes y debes hacer en el juego. Tras superarlo podrás pasar directamente a los modos en línea o a jugar en el modo arcade contra la computadora sin necesidad de conexión a Internet. Y aquí es esencial que aproveches tu suscripción a PS Plus, pues el encanto de todo el juego está en enfrentar a otros jugadores en línea.

Si bien la mayor parte del juego se juega en un vehículo, Destruction AllStars cuenta con una amplia lista de pilotos que esperan por ti para poder liberar sus poderes especiales en el estadio. Estos personajes parecen buscar más la idea de una representación para el jugador al estilo Fortnite que la de un elemento narrativo interesante tipo Overwatch. Su inclusión no afecta para nada el gameplay, pero tampoco son tan importantes como el mismo juego nos quiere hacer creer.

Cada personaje cuenta con una habilidad especial y un vehículo personalizado que puedes utilizar después de conseguir cierta cantidad de puntos en el juego. Sin embargo, la acción dentro del escenario predomina de tal forma que no es necesario estar pensando todo el tiempo en cuanto te falta por sacar el auto especial, pues una buena camioneta que encuentres te da todo lo que necesitas para ganar o seguir sumando puntos.

Imagen: SIE

Ya que llegamos aquí, es importante señalar que comenzamos seleccionando un vehículo que aparece de la nada en el estadio, pero una vez que es destruido tenemos que salir del auto y buscar uno de repuesto, ya sea que aparezca en el escario en lugar específicos, que se lo robemos a alguien a través de un QTE o que invoquemos nuestro auto personalizado. Todos los vehículos son desechables, por lo que tendrás que estar atento al momento en el que debes salir del auto, tanto para ponerte a salvo como para robar un carro más poderoso.

Una vez dentro de los vehículos, te darás cuenta que puedes ir más rápido en un auto deportivo o que una camioneta es mejor para un buen golpe. Aún así, la habilidad del jugador es la clave para el juego, pues en ocasiones no es necesario dar un golpe tremendo para conseguir puntos, sino que puedes dar la estocada final o empujar en el momento oportuno al rival. Es importante que juegues el tutorial, pues explica mejor cómo funciona el tema de los choques y los movimientos.

A grandes rasgos, nos movemos con el auto como en cualquier otro juego de carreras, aceleramos con los gatillos y damos dirección con el stick izquierdo. Pero en Destruction AllStars podemos acelerar un poco más con el stick derecho, con el fin de golpear un auto por detrás o incluso a los lados, como si fuese un Takedown de Burnout. A este punto hay que sumar que todos los autos están en el estadio corriendo de una lado a otro, por lo que así como te pueden llegar de frente, también lo pueden hacer por detrás e incluso a los lados después de bajar de uno de los muros al estilo de Rocket League.

Imagen: SIE

La idea del Battle Royale con autos es quizá la clave más interesante del juego y lo que te hace picar a la equis para que vuelvas a buscar una partida. Pero además se incluyen otros modos de juego para que puedas disfrutar de la acción en compañía de otros amigos en batallas por equipo como lo son Carnado y Sockpile. En estos dos jugamos en equipos y debemos recoger engranes dentro del escenario para ir sumando puntos a nuestro favor, la diferencia es que en el primero todo es sobre el vehículo y en el segundo debemos salir del auto.

Los modos para un solo jugador son Mayhem y Gridfall, el primero es un todos contra todos, aunque también hay una modalidad de 8v8, la idea es destruir autos e ir sumando puntos; personalmente lo encontré como el más divertido y adictivo de todos. Y Gridfall tiene un escenario que se hace más pequeño según avanza el tiempo, lo que le da un toque a la Fortnite que puede agradar a un sector familiarizado con esta idea.

Si bien no hay grandes cambios entre los modos de juego, el gameplay tiene un encanto tipo Burnout que te deja satisfecho partida a partida. Puede que al final no se convierta en el juego que te hace encender la PS5 todos los días, pero al menos te hará pasar un rato agradable en lo que termina tu próxima descarga.

¿Pura destrucción?

Imagen: SIE

En términos generales no hay mucho que apuntar en relación a sus defectos, probablemente su mayor problema sea el freno de mano o derrape, pues no existe o no se siente práctico, lo que impide que nos movamos con mayor agilidad por el escenario y que no podamos dar la vuelta más rápida posible cuando vemos que la acción está detrás de nosotros. Otro elemento en contra es el escenario, pues a pesar de que supuestamente hay cuatro locaciones, todas parecen exactamente la misma.

Por otro lado, mientras el juego y la acción cumplen bien con su cometido, las ideas visuales y estilo artístico está presente sin ser del todo atractivo. Los personajes disponibles, vehículos especiales, colores, atuendos y hasta el narrador, son aburridos y pueden terminar siendo ignorados por los jugadores. El juego no te invita en ningún momento a querer explorar la parte estética o a que compres algo extra (supongo que eso es bueno para el bolsillo, malo para los desarrolladores). Yo subí niveles y niveles sin hacer un solo ajuste o siquiera sin interesarme en algo más que no fuera otra partida.

Podría decir que le falta alma al juego, como si todo lo que vemos en morados y con luces brillantes no fuera tan auténtico como lo promete el juego. Y volvemos a lo del principio, no se trata de imitar a Overwatch con montones de personajes que quieres tener en una colección, sino de crear una personalidad única a cada uno de los héroes disponibles. Yo me quedé con el luchador y ni siquiera puedo decir como se llama,

Imagen: SIE

Afortunadamente, en aspectos técnicos el juego está muy bien equilibrado con visuales corriendo a 60 cuadros por segundo, una apartado artístico que no enamora, pero que está muy bien colocado dentro de los menús y escenarios y una banda sonora que funciona. A esto le sumamos que el Dualsense da sus primeros pasos por el género de las carreras con una vibración que sí sumerge en las partidas y un acertado uso de los gatillos. Sigo pensando que el control es MUY pesado, pero cada vez me acostumbro más a que se trata de una pieza bastante interactiva.

*Gratis con PS Plus*

Por encima de todo su “encanto”, lo entretenido de sus modos de juego y las ideas que busca combinar, el gran elemento a destacar de Destruction AllStars tiene que ver con que se trata de un juego gratuito a través de la PS Plus, al menos hasta los primeros días de abril. Está claro que no tuvo el boom de Fall Guys o Rocket League, pero vale la pena darle una oportunidad antes de que te cobren por él.

***

PlayStation 5 es una apuesta interesante en el mercado de los videojuegos, pues la tradición de la marca se mantiene como el principal atractivo a la hora de dar el salto generacional. ¿Estás listo para jugar sin límites?

No te pierdas nuestros contenidos de videojuegos en YouTube.

ANUNCIO
ANUNCIO