Reseña – Uncharted: Fuera del mapa, los primeros pasos de Nathan Drake

Entre la acción desenfrenada y las secuencias llenas de frenetismo, la película de Uncharted nos lleva a conocer los orígenes como explorador de un joven Nathan Drake.
Ayax Bellido
Finalmente Nathan Drake llega a la pantalla grande | Imagen: Sony Pictures Entertainment

Todo apunta para que 2022 sea el año de las adaptaciones de videojuegos de gran presupuesto, tanto para el cine como para los cada vez más populares y solicitados servicios de streaming, y muestra de ello es la secuela de Sonic the Hedgehog, la serie de Halo para Paramount+, la serie de The Last of Us de HBO (aunque ya se retraso) o la nueva película de Mario Bros., todas ellas sagas muy esperadas y marcas por de más entrañables dentro de la industria gamer, y es justamente Sony Pictures Entertainment el que ya ha presentado su primera apuesta en ese sentido con la que es una de sus mayores y mejores franquicias de juegos.

Desarrollado por el icónico estudio Naughty Dog, Uncharted es uno de los videojuegos de PlayStation más queridos y exitosos hasta nuestros días (muestra de ello la reciente remasterización de sus los tres primeros juegos en una colección para PS5). Sin embargo, y a pesar de la rutilante aceptación que la aventura de Nathan Drake ha tenido en las consolas de la marca japonesa, el viaje a la pantalla grande nunca ha sido sencillo y no siempre cumple con las altas expectativas que los fanáticos ponen a priori sobre este tipo de adaptaciones.

Uncharted: Fuera del mapa, es uno de los films más esperados del año para los aficionados a los videojuegos y el público en general, con una película que entró en desarrollo en 2008 con múltiples directores y estrellas adjuntas al proyecto, y que tras un largo recorrido finalmente ha visto la luz para mostrarnos los orígenes de un joven y carismático explorador que deberá abrirse paso entre un mundo despiadado, al tiempo que intenta resolver los acertijos que lo llevarán al encuentro de un codiciado y mitológico tesoro.

Los primeros pasos de Nathan Drake

Dirigida por Ruben Fleischer, Uncharted: Fuera del mapa se centra en el joven cantinero Nathan “Nate” Drake (Tom Holland), quien es reclutado por Victor “Sully” Sullivan (Mark Wahlberg) para que lo ayude con un trabajo bastante especial: recuperar un artefacto antiguo en una subasta, el cual está vinculado al legendario explorador español Fernando de Magallanes y su tesoro perdido.

La pareja rápidamente se ve envuelta en una aventura de dimensiones globales llena de intriga, con el despiadado y ambicioso Moncada (Antonio Banderas) y sus secuaces pisándoles los talones y en busca del mismo objetivo. Es aquí, donde a Nate se le abre una oportunidad para encontrar las respuestas y las riquezas que lleva mucho tiempo buscando, pero para ello, deberá ir descifrando una serie de pistas que lo vinculan a su hermano perdido Sam (Rudy Pankow), al tiempo que irá aprendiendo que el mundo suele ser un lugar lo suficientemente cruel como para confiar en los demás.

En ese sentido y a diferencia de los que ha pasado con otras adaptaciones live-action de videojuegos como Tomb Raider, el director Ruben Fleischer ha decidido apegarse en gran medida al material original de la saga Uncharted, con la esencia de la popular serie de juegos entretejida a lo largo de los ritmos de la narrativa y las escenas de acción que se nos van presentando en la historia.

Imagen: Sony Pictures Entertainment

Actuando como una propuesta que busca presentarnos los orígenes y primeros pasos de Nathan Drake, la película comienza con un flashback del héroe y su hermano en sus años en el orfanato, aprovechando la historia del juego Uncharted 4: A Thief’s End. De este modo, se agrega un valor sentimental y emocional a las motivaciones del protagonista, y da sustento al corazón aventurero que Nate siempre ha mostrado en cada una de sus historias.

Ahora, resulta evidente que Uncharted: Fuera del mapa ha sido lanzada con el firme objetivo de establecerse como una saga más grande dentro del universo cinematográfico, por lo que el director de Venom hace bien en presentar esta primer película con un verdadero sentido de la aventura, mientras te arrastra en una búsqueda del tesoro alrededor del mundo llena de mapas antiguos, pistas y trampas por todos lados.

Con la intención de ser accesible para todos los públicos, la película que cumple con todos los requisitos de acción y aventuras, con una historia sentimental de familia en su núcleo y el camino que un todavía ingenuo explorador está comenzando a recorrer. Sin embargo, justo cuando comienza a acercarse a sus compases finales, Fleischer renuncia a este enfoque más inspirado en Indiana Jones para darle rienda suelta un festival de CGI más rimbombante y cercano a lo que hemos visto en sagas como Fast & Furious, con escenas de acción desenfrenada y actos heroicos imposibles, haciendo que el final esté lleno de adrenalina pura pese a la falta de prolijidad en la ejecución de momentos específicos.

Imagen: Sony Pictures Entertainment

Nate y Sully, pareja explosiva… y muy divertida

El punto más alto de Uncharted: Fuera del mapa está en la carismática y central asociación de Nate y Sully, la cual ayuda a dirigir el barco de Fleischer en los momentos más complicados y anodinos de la película. Holland y Wahlberg han hecho un trabajo notable, y si bien el primero aún no es el despreocupado Nathen Drake que todos conocemos y amamos, hay muchos guiños a la personalidad del aventurero, incluido su guardarropa y las distintivas fundas sobaqueras color marrón para los hombros, su movimientos de gimnasia y notables virtudes físicas, su humor irreverente y desenfadado, su aguda inteligencia y notable capacidad de deducción, y claro, su innata aptitud para el robo.

Por otro lado, Wahlberg prácticamente se interpreta a sí mismo, discutiendo constantemente con su compañero más joven y mostrando, en un principio, una profunda desconfianza hacía todos los que lo rodean, mostrando a un Victor Sullivan que aún tiene mucho que aprender, pero que finalmente ha encontrado al camarada que tanto necesitaba para su aventura.

Imagen: Sony Pictures Entertainment

En los roles de los villanos está Antonio Banderas interpretando al poderoso español Moncada, un personaje que a mi juicio ha sido un poco infrautilizado y que pudo dar más de sí, al tiempo que Tati Gabrielle como Braddock sobresale en las secuencias de acción más físicas, mostrándose como una peligrosa mercenaria que pondrá las cosas muy complicadas a Nate y Sully.

Quizá, el eslabón más débil del elenco termina siendo Sophia Ali como la cazadora de tesoros Chloe Frazer, y no porque la actriz haya hecho un mal trabajo en la interpretación de la misma, sino porque el personaje nunca deja de sentirse como un simple e intrascendente complemento de la aventura de Nate y Sully, e incluso, cuando parece que ha tomado cierta relevancia y poder dentro de la narrativa, ésta inmediatamente se esfuma para regresar el foco de la acción a algún otro protagonista.

Imagen: Sony Pictures Entertainment

Aventuras de trotamundos y exploradores

Como mencioné en uno de los párrafos anteriores, hay muchas secuencias de acción y lucha conforme se acerca el final de Uncharted: Fuera del mapa. Incluso desde los primeros minutos ya tenemos una pequeña probada de estas secuencias frenéticas que seguramente disfrutarán los fanáticos, y de paso, rinden homenaje al material original.

La gran escena de acción de la película es un segmento de salto y lucha que se deshace en el aire en medio de la caída de la carga de un avión, la cual se extrae directamente del  juego Uncharted 3: Drake’s Deception. El alcance y la escala de esta escena son innegablemente impresionantes, con movimientos de cámara frenéticos que nos dejan ser testigos en primera persona de toda la acción desenfrenada y de las estupendas habilidades de Nate. Y sí, también vale decir que hay algunos efectos especiales a los que les faltó pulir pues resultan obvios a los ojos del espectador, pero en términos generales cumplen con su función.

Imagen: Sony Pictures Entertainment

Por otro lado, para esta aventura hay muchos lugares hermosos filmados principalmente en New York y Barcelona, ​​particularmente el Palau Nacional y La Sagrada Familia, ocupan un lugar destacado, junto con la ciudad catalana de Lloret de Mar, que se transformó para las secuencias del sudeste asiático.

Ahora, mientras salía del cine comentaba con un amigo que algo que nos había gustado de la película de Uncharted es que funciona como una historia introductoria para todos aquellos que nunca han tenido ningún tipo de relación con la saga protagonizada por Nathan Drake, y al mismo tiempo, tiene los guiños y referencias suficientes para que los fanáticos de los videojuegos no sientan que están siendo tratados como tontos, por lo que resulta una obra apta y entretenida para todo tipo de espectadores.

Por último, decir que he visto Uncharted: Fuera del mapa en su versión 4DX, en una película que aprovecha al máximo las bondades de estas salas de cine, por lo que es una experiencia que recomendaría… eso sí, prepárate para ser zangoloteado de forma constante, para que salga agua por todos lados y para recibir unas pequeñas punzadas en la espalda durante las secuencias de acción.

Imagen: Sony Pictures Entertainment

Con muchos momentos de acción y aventura, rompecabezas y acertijos por resolver, y sobre todo, una gran química entre los protagonistas, hay suficientes elementos para que los fanáticos de los juegos -y los que no son también- disfruten en Uncharted. Fleischer tiene éxito en hacer lo que se propuso: crear un divertido éxito de taquilla que siente las bases para más películas de la saga, en una película que nos mantiene cautivos de principio a fin durante las casi dos horas que dura la misma.

¿Listo para ver la película Uncharted: Fuera del mapa?

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers otakus más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
ANUNCIO