Reseña – Arcane: Acto 1, la historia que el universo de League of Legends se merecía

El universo de League of Legends cuenta con un vacío narrativo que Arcane está dispuesto a llenar con su historia.
Ayax Bellido
Una historia digna de LoL | Imagen: Netflix

A lo largo de sus 12 años de vida, League of Legends ha logrado construir un universo lleno de personajes carismáticos y ciudades cautivadoras que se han ganado el corazón de los fanáticos. No obstante, el popular multijugador nunca se ha caracterizado por su profunda narrativa (realmente no la necesita), por lo que siempre ha existido un vacío argumental poco explorado y aprovechado más allá de unas cuantas líneas de diálogos y escuetas biografías de cada uno de los campeones.

Por supuesto, que dada la naturaleza de LoL lo que realmente importa en el juego son las habilidades del personaje y no los contextos, historias y orígenes que pueda tener cada uno de ello. Pero es justo en ese vacío narrativo, donde la nueva serie animada Arcane encuentra un espacio propicio para ampliar el universo de League of Legends, y así agregar un mayor relieve a los jugadores que ya conocen a algunos de los protagonistas del título desarrollado por Riot Games, al tiempo de intentar dar la bienvenida a nuevos seguidores.

Arcane ha sido dividida en tres actos de tres episodios cada uno, y desde el pasado 6 de noviembre los usuarios con suscripción a Netflix pueden disfrutar de las primeras tres entregas de esta Temporada 1. A continuación, les dejamos una pequeña reseña sin spoilers de este primer acto de la serie inspirada en el universo de LoL.

Piltóver y Zaun, científicos y ladrones

Arcane centra su historia en dos de las ciudades más icónicas del universo de League of Legends: Piltóver y Zaun. Se trata de dos ciudades hermanas que comparten la misma región del mundo y que prácticamente están una encima de la otra. Por un lado, Piltóver ver es la metrópolis idealista y con mentalidad científica que se ha autodenominado como “la ciudad del progreso” en la cima, y del otro lado Zaun, un oscuro distrito suburbano que yace en los valles que conectan con Piltóver, un paisaje distópico repleto de tecnológica no regulada y plagada de ladrones.

Los contextos de las dos ciudades resultan familiares para la mayoría de los fanáticos a la LoL, aunque vale decir que en la serie de Netflix las posturas éticas y morales no se encuentran absolutamente definidas, como sí ocurre en el título de Riot Games. Es decir, mientras que la versión de juego presenta a los personajes de Piltóver como “buenos” y a los de Zaun como “malos”, en Arcane el panorama será un poco más complejo y lleno de matices.

Imagen: Netflix

Y es que resulta que Piltóver mantuvo bajo control a Zaun durante años, lo que obligó a sus líderes a aceptar acuerdos de protección desfavorables e impopulares, ejerciendo un inmenso poder militar para mantener a raya a la población más pobre. Durante décadas Piltóver ha sido autoritaria y ha cometido todo tipo de maltratos e injusticias hacía los ciudadanos de Zaun, que descontentos se ven impulsados a acudir hacia el misterioso Silco, villano que prometió transformar Zaun y estará dispuesto a todo con tal de ganar poder sobre Piltóver.

Como podemos ver, el tono de esta ficción no es para nada infantil. De hecho, la narrativa se encuentra construida con base a sangre, intenciones oscuras, escenas inquietantes, juramentos, momentos de profundo dolor y sobre todo, mucha violencia en la pantalla. Arcane es más oscura y violenta que una película de Marvel, sin duda, aunque nunca termina por cruzar la línea hacia el subgénero de ficción grimdarken un equilibrio que le permite mantener una historia clara pero llena de adrenalina en todo momento.

Imagen: Netflix

Los campeones son el alma de LoL

Más allá del modo de juego, la escena competitiva y la comunidad que se ha creado, lo que ha hecho que los jugadores se enamoren de League of Legends en los 12 años que lleva de vida son sus personajes.  Los devotos de la grieta  probablemente hayan controlado a sus personajes favoritos durante miles de horas, y ya sea por sus habilidades o sus destellos de personalidad, la mayoría de los jugadores forman vínculos estrechos con sus campeones preferidos, en uno de os rasgos más distintivos de esta comunidad.

Pero a pesar de lo amados que son los personajes, sus versiones en el juego se componen principalmente de un arte excepcional y algunas líneas de diálogo inteligentes que comunican un poco quiénes son y su personalidad. Los personajes de League of Legends realmente no tienen una historia de fondo concreta, que es exactamente lo que Arcane resuelve.

Imagen: Netflix

Arcane se enfoca a unos pocos campeones clave y algunos personajes nuevos y profundiza en cada uno de sus personajes a lo largo de sus orígenes, motivaciones, miedos y aventuras. A través de los primeros tres episodios, seguiremos y nos centraremos en la travesía de cuatro protagonistas: por un lado los socios científicos Jayce y Viktor en Piltóver, y por otro las hermanas Vi y Jinx, ladronas de Zaun. Todos ellos son campeones de League of Legends y sus historias se reflejan minuciosamente en las ciudades en las que habitan.

Ahora, son Jinx y Vi quienes sin lugar a dudas proporcionan la parte emocional durante estos primeros compases de Arcane, con momentos verdaderamente trágicos, los cuales incluso podrían sorprender hasta a los más avezados de la saga. De hecho, deja la sensación de que la historia de Jinx aún tiene una mayor cantidad de terreno por cubrir, pues tras luchar para encontrar un lugar a la sombra de su hermana, las cosas darán un giro de tuerca bastante interesante, los que nos ha dejado una enorme expectativa respecto a lo que está por venir.

Imagen: Netflix

Del otro lado están Jayce y Viktor, genios científicos que tienen la intención de lanzar a la ciudad de Piltóver al que ellos consideran el futuro con sus inventos. Son socios, pero está claro que ambos tienen ideas distintas respecto a cuánto arriesgar la seguridad pública en nombre de la ciencia. Estas diferencias resultan interesantes para el espectador, pues Arcane las usa para explicar las ideologías detrás de Piltóver y Zaun, profundizando en las filosofías que impulsan dos de las ciudades más interesantes de League of Legends. Conforme las opiniones de los dos personajes divergen, nos vamos dando cuenta de las distintas concepciones de poder que hay entre los dos bandos.

Porque, al parecer, la magia y la ciencia son sinónimos de progreso en el universo de Arcane; pero también, en las manos equivocadas es capaz de corromper hasta las más nobles de las almas. Hay preguntas que están mejor sin resolver, misterios que nunca deberían ser develados, pero la curiosidad es un elemento intrínseco al espíritu humano. Pocas cosas más satisfactorias que un descubrimiento, por lo que siempre habrá alguien dispuesto a asumir los riesgos.

Por supuesto, también hay tiempo para abordar algunas historias más pequeñas de caras reconocibles de Runaterra como Caitlyn, Ekko y el legendario y longevo Heimerdinger, así como la incorporación de rostros nuevos como Vander, Mel, Mylo y el ya mencionado villano Silco. Queda esperar para saber como se siguen desarrollando cada uno de estos personajes en los futuros episodios, pero al menos de entrada dejan un agradable sabor de boca y resultan un agregada muy interesante para entender los orígenes de algunos campeones populares de LoL.

El majestuoso mundo de Runaterra

En un mundo fantástico como Runaterra, el diseño de los personajes y su entorno resultaba vital al momento de crear esta historia, sobre todo porque se trata de protagonistas y escenarios que ya poseen una referencia de los videojuegos. Es aquí donde Arcane alcanza uno de sus puntos más altos, pues nos da la impresión de que estamos apreciando cinemáticas de un juego AAA, lo que sin duda es un agasajo para el espectador. La serie, que fue animada por Riot y Fortiche Production, es absolutamente hermosa. La pantalla resplandece con un estilo colorido y lleno de texturas que es particularmente sorprendente en paisajes amplios y tomas abiertas que nos muestran la magnificencia y expansión de Zaun y Piltóver.

Además, los personajes también lucen espectacular, logrando un equilibrio entre un estilo que cumple con los altos estándares de calidad que presenta League of Legends en ese sentido y la naturalidad requerida para que la animación sea lo suficientemente expresiva para aportar sentimientos y emociones a la narrativa. Los rostros de los personajes son expresivos y las emociones se traducen en cada una de las muecas y acciones de los personajes.

Por último vale mencionar que las secuencias de batalla también son excelentes y nos mantienen al filo de nuestro asiento en todo momento. Se trata de escenas que mezclan movimientos en cámara lenta con el uso de múltiples perspectivas que dan como resultado enfrentamientos frenéticos donde los golpes, la magia y cada uno de los ataques se aprecian de forma clara en la pantalla. A veces, en la grieta de LoL es muy difícil apreciar los movimientos de los campeones debido al tipo de perspectiva que se utiliza para jugar. Arcane es la oportunidad ideal para apreciar estas habilidades más de cerca y de forma detenida.

Imagen: Netflix

Con Arcane, Riot Games, Fortiche y Netflix  buscan llegar a una audiencia más amplia para que nuevos fanáticos se sumen al universo de League of Legends, al tiempo que brinda un poco más de contexto y narrativa para aquellos que adoran desde hace mucho tiempo la saga. Hasta ahora, el primer acercamiento nos ha dejado un grato sabor de boca, por lo que solo queda esperar al desenlace de esta historia para conocer que sorpresas nos tiene aún guardadas el basto mundo de LoL.

¿Ya viste el acto 1 de Arcane, serie animada de Netflix inspirada en el universo de League of Legends?

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers otakus más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
ANUNCIO