Masashi Kishimoto, el padre de los ninjas más queridos del anime

Lo más complicado para Kishimoto fue crear un estilo propio.
Ayax Bellido
El gran maestro | Foto: Kishimoto/Facebook

Masashi Kishimoto nació en Nagi, Japón el 8 de noviembre de 1974. Como todo niño del país del sol naciente que creció durante la década de los ochenta, se vio profundamente influenciado por las obras de manga y anime que creaban los grandes artistas de la época. Esta coyuntura llevó a Kishimoto a tomar una determinación temprana: quería ser mangaka, pero para ello primero había un largo camino que recorrer, con mucho que aprender y algunos obstáculos por sortear.

Dos Akira, las fuentes de inspiración

En los años en que Masashi Kishimoto creció en la prefectura de Okayama, existía un manga y posterior adaptación del anime que cautivaba a los lectores y espectadores japoneses de todas las edades: Dragon Ball. Por supuesto, Masashi no era la excepción e incluso sentía una profunda admiración por el dibujo y trabajo en general de Toriyama, legendario mangaka que le dio vida a la compañía.

La gran inspiración | Foto: Akira

El impacto de Dragon Ball fue tan grande, que Kishimoto tomó la decisión de dedicarse al manga, para así convertirse en un laureado y reconocido artista como su ídolo Akira Toriyama. Así, a una temprana edad creó su primer obra llamada “Hiatari-kun, una historia que giraba acerca de “un niño ninja de las sombras”.

Ya en la escuela intermedia, Kishimoto comenzó a enfocarse en otro tipo de actividades como los deportes y el estudio, por lo que el dibujo quedó desplazado a un segundo plano de sus prioridades. No obstante, ocurrió algo que le cambió la vida y terminó por reafirmar su convicción: mientras caminaba de la escuela a casa, observó un poster de la película Akira, de Katsuhiro Otomo.

Kishimoto pensó en ese momento que era la mejor ilustración que había visto en toda su vida, reanimando su pasión por el dibujo, y encaminado de nueva cuenta sus aspiraciones a la cada vez más creciente y competida industria del manga y anime. Fue así que pasó horas estudiando y tratando de entender el estilo de los artistas más reconocidos, hasta llegar al punto en el que comenzó a trazar con su propio estilo.

Buscando inspiración | Foto: Kishimoto/Facebook

Los primeros pasos

El primer manga que Masashi Kishimoto envió al seminario Shūkan Shōnen Jump se tituló Karakuri (Mecánico), presentado en 1995. Esto le valió una mención honorífica en la editorial Shueisha dentro del Hop Step Award en 1996, otorgado a prometedores artistas de manga novatos.

Tras este trabajo, se le asignó a Kosuke Yahagi como editor y trabajo en una serie de proyectos que fueron rechazados, como Michikusa (Hierba del camino).

El genio detrás de Naruto | Foto: Kishimoto/Facebook

El camino ninja

Tras varios trabajos rechazados, Masashi Kishimoto publicó el episodio piloto de lo que sería su mayor éxito: Naruto. Aquí, narraba la historia de un ninja rubio que tenía encerrado en su interior a un demonio con la forma de un Zorro de Nueve Colas. No obstante, el editor del mangaka le pidió varios cambios en la narrativa para hacer la historia más coherente, pues recordemos que en aquel capítulo piloto se incluían automóviles modernos e incluso armas de juego.

El piloto fue publicado en 1997 en Akamaru Jump Summer y fue bien recibido, pero resultó complicado volver a trabajar en una serie continua. No obstante, el 21 de septiembre de 1999 finalmente Naruto vio la luz como un manga semanal de la Weekly Shonen Jump.

Los ninjas más querido del manga | Foto: Shonen Jump

Las críticas fueron positivas y Kishimoto comenzó a dedicarse de lleno a Naruto, donde cambió gran parte de la trama original de la serie, narrando las historias no sólo de Naruto Uzumaki, sino de sus compañeros de grupo como Sasuke Uchiha y Sakura Haruno y el resto de personajes que habitaban en la Aldea de la Hoja.

El éxito del manga Naruto permitió que su trama fuera adaptada en un anime producido por Pierrot Studios, y el cual comenzó a ser transmitido por TV Tokyo el 3 de octubre de 2002. La primera temporada duró 220 episodios, y poco después se creó una secuela, Naruto Shippuden, cuya emisión empezó el 15 de febrero de 2007 y la cual duró 500 episodios. En este inter, también se realizaron un total de 8 películas de las aventuras del ninja rubio y se lanzaron más de 15 videojuegos relacionados a los personajes de la obra, posicionándose como uno de los productos más destacados de la cultura popular a nivel mundial.

Una rivalidad y amistad que marco a una generación | Foto: Shonen Jump

El manga estuvo circulando por 15 años,​ hasta el 10 de noviembre de 2014, con un total de 72 volúmenes, 720 capítulos y ​ generando más de 200 millones de copias desde su salida. Fue así, que Masashi Kishimoto creó una corriente moderna en la antigua concepción del ninja japonés para convertir su historia en un éxito que impactó a los fanáticos de todos los rincones del planeta.

Otros trabajos

Si bien el mayor reconocimiento de Masashi Kishimoto está en su trabajo dentro de las diferentes entregas y formatos de Naruto, el mangaka también ha participado de otros proyectos. Por ejemplo, su curriculum incluye en la industria de los videojuegos, ya que en 2009 fue el diseñador de personajes de Tekken 6.

Samurai 8 | Foto: Shonen Jump

Por otro lado, en 2019 publicó Samurai 8: La historia de Hachimaru, una historia que no recibió la aceptación esperada por parte de los lectores japoneses y la cual fue cancelada en 2020 por la Weekly Shonen Jump. Finalmente, Kishimoto ya no fue el encargado de crear la secuela de su propia obra, Boruto: Next Generations, sin embargo se sabe que supervisa el proyecto y muchas de las decisiones suelen pasar antes por el aval del reconocido mangaka.

¿Conocías la historia de Masashi Kishimoto, el creador de Naruto?

***

Naruto comenzó su camino ninja y tú puedes acompañarlo todos los días, solo por BitMe.

Naruto – Lunes a Viernes – 2:30pm

ANUNCIO
ANUNCIO