Reseña – Pokémon: Los Secretos de la Selva, un hermoso cuento clásico en el mundo Pokémon

Una de las mejores películas de toda la franquicia de los Pocket Monsters.
Loretta Chantiri
Una bella fábula ecologista con valores familiares y adorables pokémon | Foto: OLM

Apenas el pasado 8 de octubre llegó a Netflix la vigésimo tercera película de Pokémon titulada Pokémon: Los Secretos de la Selva o Pokémon Coco en Japón. Estrenada en 2020, este largometraje funge como el primero de la octava generación.

El 23º filme de la franquicia de los pocket monsters que vino después de la animación en 3D de Mewtwo Strikes Back: Evolution, regresó al clásico formato 2D con una animación impecable por parte de OLM, pero que sin duda destaca por la increíble historia, que si bien nos recuerda mucho a un cuento clásico, convierte a Pokémon: Los Secretos de la Selva, en una de las mejores películas de las franquicia. Pero deja te explico por qué.

Para empezar, este último largometraje fue dirigido por Tetsuo Yajima, encargado de llevar tanto la saga de películas como el anime para televisión por el mejor rumbo, con series como Pokémon Blanco y Negro, X Y y las películas ¡Te elijo a ti!, El poder de Todos y ahora Los Secretos de la Selva.

Zarude y Koko nos cuentan su increíble y bonita historia | Foto: OLM

Por su parte, Atsuhiro Tomioka quien ha escrito para Dragon Ball Super, Digimon Adventure, One Piece y Berserk, fue el encargado de desarrollar el guion, con una increíble historia donde Ash y Pikachu se encuentran con un misterioso niño llamado Koko criado en la jungla por el pokémon Zarude, perteneciente a la octava generación pero, ¿qué hace que esta historia sea tan maravillosa?

Un cuento clásico en el mundo Pokémon

En Pokémon: Los Secretos de la Selva, nos encontramos con una fábula ecologista que ya hemos visto más de una vez en la pantalla grande o chica, en historias como La Princesa Mononoke de Studio Ghibli, con tintes de Avatar de James Cameron, pero con una muy marcada referencia al clásico cuento de Tarzán que muchos recordamos a la perfección por la adaptación de Disney.

Y me atrevo a decir que incluso la trama está bastante inspirada en Tarzán, pues más allá de la historia de un niño criado por un gorila, en este caso el pokémon Zarude, hay guiños muy similares por no decir idénticos, que vimos en la película de Disney de 1999.

¡Quiero saber, que me enseñes, quiero saber lo extraño que soy…! | Foto: OLM

Y de entrada, la referencia al cuento clásico de Tarzán ya es bastante genial, pues inmediatamente nos hace sentir familiarizados e identificados, algo que funciona como gancho para querer continuar con la historia de principio a fin.

Pero no nos detengamos ahí, pues la película tiene mucho más que dar, y estos son sus bellísimos mensajes, quizá algo cliché, pero que no dejan de ser relevantes para los espectadores de las viejas y nuevas generaciones.

En primer lugar está el mensaje del equilibrio entre humanos y la naturaleza, en este caso entre humanos y Pokémon, siendo el Bosque de Okoya el escenario principal, donde ambos grupos deben dejar de lado los intereses personales, la ambición y el odio para poder experimentar la verdadera paz, que en esta ocasión es representada con la presencia de Celebi, un pokémon de la generación VIII que se dice vino del futuro y que de acuerdo con la leyenda, mientras siga apareciendo, siempre habrá un futuro brillante y esperanzador.

Mientras aparezca un Celebi en la selva, todo marchará bien | Foto: OLM

Por otro lado, se toca un tema no muy recurrente en la franquicia; los valores familiares pero principalmente el amor paternal representado por la relación de Zarude y su hijo adoptivo Koko. La película explora a fondo lo que significa dicha relación, haciendo énfasis en la importancia de valores como la educación, responsabilidad, así como el cariño de un padre para con su hijo que van mucho más allá de los lazos sanguíneos. Temas que por supuesto dejan secuencias sumamente conmovedoras que, si eres tan llorón o llorona como yo, te harán soltar la lagrimita a media película.

Cabe mencionar respecto a este último punto, que es la primera vez que escuchamos a Ash hablar aunque sea solo un poco sobre su padre, algo que sin duda cobra relevancia para los fans del entrenador.

A todo esto se suma que en Pokémon: Los Secretos de la Selva, tanto el joven Ketchum, como Pikachu, dejan de lado el papel protagónico y se lo ceden por completo a Koko, lo que nos permite conocer a fondo al increíble personaje “mitad humano mitad pokémon” lleno de bondad y nobleza que lo convierten en un auténtico héroe, así como a su padre Zarude quien expone los complejos y bonitos sentimientos de los pokémon, además de contar con una increíble fuerza y habilidades.

Ash y Pikachu le dejan los reflectores a Koko y al pokémon simio | Foto: OLM

Aunque eso sí, Los Secretos de la Selva no se centra ni un poco en el clásico argumento de las batallas pokémon con un joven entrenador lleno de ganas de conquistar gimnasios y ganar medallas. Pero si te puedo asegurar que es una película que disfrutarás de principio a fin, que te hará pasar un agradable momento y te quitará cualquier malestar del día a día que traigas contigo.

Lo mejor de todo es que no necesitas ser un gran fan o estar al corriente con el anime para disfrutar solo o en familia de la gran historia de Koko en compañía de Ash y su fiel amigo Pikachu.

Un gran doblaje

Finalmente quisiera hacer un breve apunte al doblaje de Pokémon: Los Secretos de la Selva, pues sabemos que tan importante es para los mexicanos y en general todos los latinos.

Siempre es un gusto tenerlos de vuelta y más con sus voces originales | Foto: OLM

Sinceramente quería aventurarme a ver la película en japonés, pero Netflix no cuenta con la versión nipona, así que en español fue la única y mejor opción. Y como ya sabrás, la voz de Ash corre por parte Miguel Ángel Leal quien ha interpretado al joven Ketchum desde Pokémon: Perla y Diamante (2011).

Los actores Emilio Treviño y Beto Castillo hacen las voces de Koko y Zarude, respectivamente. Pero sin duda lo mejor de esta parte es escuchar a las clásicas y divertidas voces del Equipo Rocket; Diana Pérez como Jessy, Pepe Toño Macías como James, y Gerardo Vásquez como Meowth.

Finalmente hago una mención especial al antagonista de la película, el Profesor Zed (el más despiadado villano de la franquicia hasta ahora), cuya voz corre a cargo de Gerardo Reyero, actor que también da vida en español latino a nada más y nada menos que el Emperador Freezer en Dragon Ball.

¿Te animarás a ver Pokémon: Los Secretos de la Selva?

***

Todo lo que quieres saber sobre la historia del anime, sus personajes, géneros y artistas lo encuentras con tu Senpai de confianza. Síguenos en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO
ANUNCIO